Ir al contenido principal

Sobre el tiempo

El tiempo psicológico no es lineal. No es la repetición de nada constante. Los momentos no son unidades estables, cada uno es diferente al anterior y tiene su duración propia. Y son diferentes porque las condiciones del cuerpo, que son las que dan la verdadera cadencia de nuestra existencia, también lo son. El recuento mecánico de los relojes no tiene nada que ver con las condiciones de nuestro cuerpo ni con las duraciones y sucesiones reales de nuestra experiencia personal. Los relojes suman unidades constantes sin entidad. Los segundos, los minutos, las horas. Un simple contar: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis... Ir sumando una unidad cada vez de algo que no tiene realidad: siete, ocho, nueve... Un metraje vacío que tratamos de imponer a nuestra existencia.
Es estúpida y opuesta al devenir natural la mecánica de los relojes, porque se traduce en una sucesión de fracturas de los sentimientos, de los sueños y de los pensamientos. Es un terreno infértil. Es la superposición de un vacío milimetrado a la mente que fluye imprevisible. Cuando nos sometemos a los periodos cronometrados, nos forzamos a desatender lo franco que ocurre, lo indeliberado y espontáneo. De modo que el tiempo del reloj deviene una sucesión de rupturas y de interferencias, una rutina ineludible a la que nos resignamos por una conveniencia práctica. 
Lo apuntaba Josep Pla en el prefacio de Humor, candor...: "Una cosa es el tiempo físico, que los relojes miden y dividen de una manera mecánica y sobre los cálculos del cual se construyen los calendarios y se establecen las divisiones de los años y los siglos, y otra es la sucesión del tiempo a través de la duración de nuestro organismo. Para los relojes todas las horas son iguales. Para nuestro organismo, todas - o casi todas - son diferentes. Algunas son largas, otras menos; las hay que son vacías, otras, muy llenas; las hay que son grises y mediocres, otras susceptibles de crear el centelleo de un momento, de un momento inconfundible, inolvidable, auténtico. Sobre la sucesión de las horas de los relojes, perfectamente precisas; sobre el devenir informe y confuso de las horas psicológicas, se producen los momentos, que son los pinchazos agudos que proyecta el tiempo sobre nuestro organismo. Estos instantes influyen sobre nuestra vida de una manera decisiva. Son los puntos de cruce de la tela con que las Moiras tejen nuestra vida.”
En efecto, hay horas que nos resultan muy largas y otras muy cortas, las hay que están llenas de contenido y son satisfactorias y otras están vacías y son aburridas. Las hay mediocres e improductivas y otras todo lo contrario, no porqué nosotros lo deseemos o lo decidamos, sino porqué simplemente sucede así, sin que sepamos realmente la razón. Este es el devenir 'informe y confuso' de las horas psicológicas. Es un devenir que no sabemos por donde agarrar, que no tiene una forma concreta, que no obedece a unas duraciones fijas ni a unas pautas definidas, ni siquiera a unos ciclos repetidos más o menos. En esta inconstancia temporal se manifiesta nuestra incapacidad para prever nuestras propias vivencias y la falta de control que tenemos sobre nuestra existencia
Sobre las horas de una 'abrumadora mediocridad', que son la mayoría, sobresalen algunos momentos de iluminación, brillantes. Tenemos la ilusión de que ellos son el fundamento sólido de nuestra biografía, porqué están hechos de ideas y convicciones muy sentidas. Pero al fin y al cabo no son más que ilusiones, artefactos psicológicos, ajenos de la realidad objetiva que discurre por senderos independientes. Son sólo pensamientos. Pensamientos muy elaborados (por intensos y reiterados) que han guiado nuestras acciones, pero que, al pasar el tiempo, quedarán como las llanas excusas de los errores, de los grandes errores, que cometemos a lo largo de nuestra existencia. 
Estos entramados de las ideas personales más elaboradas acabarán deshaciéndose, pues son una gran martingala con la que nos hemos ido engañando a lo largo de nuestra vida sin darnos cuenta. Pasados ​​los años, si tenemos buena memoria y somos capaces de mantener una actitud crítica hacia nosotros mismos, de las ideas notorias de nuestra biografía veremos que sólo queda un sentimiento de desengaño, o los testimonios de las notables temeridades inconscientes que hemos cometido. Por muchos años que nos hayan guiado no son más que pensamientos al fin.
Pla no lo puede decir con menos palabras: 'En el período que nos ha tocado vivir hemos tenido momentos de todo tipo. Hemos pasado horas peligrosas. Muchas, muchísimas horas de una abrumadora mediocridad. Las horas centelleantes han sido rarísimas -pretextos sucesivos de desengaños y de poco edificantes peripecias.' 


Josep Pla. Humor, candor. Destino, Barcelona (1973).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios.

En hebreo, ‘ruaj’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como la tiene también…

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que, aunque no la percibamos, no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros; entre ellos hay un continuo, señala. El espacio invisible existente entre los cuerpos visibles es un continuo que, más que separarlos, media entre ellos y los comunica. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama) es una materia sutil imperceptible a nuestros sentidos que ocupa ese continuo, que abarca y toca toda la materia, y que ejerce con gran eficacia una acción sobre el alma humana, pues tiene un gran parecido con ella, afirma Bruno

"El vacío, es decir un espacio sin cuerpo, no existe: un cuerpo no abandona un espacio sin ser reemplazado por otro. Ciertamente el alma abandona el cuerpo que ocupaba en vida, pero no puede abandonar el cuerpo universal -a menos que prefiramos decir que ella no puede ser abandonada por el cuerpo universal-. Está…

La raíz de la conciencia

El discurrir de aquello interno que sentimos de nuestro cuerpo, a diferencia de los acontecimientos del exterior, nos resulta prácticamente inenarrable, pues la actividad de nuestro organismo, aunque nos ofrece un flujo continuo de sensaciones, no es información procesable en su mayor parte, no es susceptible de ser tratada como una representación o un dato. Sucede que la fisiología de uno es inefable para uno mismo; aunque se la siente, no entra en los circuitos de memoria, es sensibilidad que simplemente va pasando, incapaz de reproducirse o representarse a sí misma. Lo que representa y lo representado son necesariamente cosas distintas; nada se reproduce o representa a sí, solo se 'presenta', existe en sí. De modo que no es nuestra mente sino el mundo exterior quién aporta los objetos susceptibles de ser representados, conocidos, recordados; por esto pensamos y razonamos el mundo, no a nosotros mismos, a nosotros simplemente nos sentimos.

Los filósofos físicos: Diógenes de Apolonia.

El último cronológicamente de los filósofos físicos, Diógenes de Apolonia, hacia el 430 a. C., tiraba por el mismo camino que sus antecesores y sostenía de una manera explícita que el aire es el principio de todas las cosas y del alma humana.  Se conservan únicamente fragmentos de su obra 'Sobre la naturaleza', que fueron recogidos por Simplicio. Pero, si hacemos caso de las citas a las que alude su recopilador, parece que habría escrito algunos libros más: uno 'Contra los sofistas', uno 'Sobre meteorología', y uno sobre medicina que se habría titulado 'Sobre la naturaleza del hombre', al que Galeno haría referencia cuando manifestaba que Diógenes había compilado las enfermedades y sus causas y remedios en un tratado; lo mismo que Aristóteles, quien afirmaba que Diógenes había escrito una "precisa anatomía de las venas". Todo indica que Diógenes de Apolonia era médico de profesión y que habría publicado, en efecto, ese tratado de medicina, en e…

La versión de Pitágoras

El sistema de creencias pitagórico tiene muchos elementos en común con el órfico. A semejanza de éste, mantiene que el alma humana no es algo que se origine individualmente en el interior de las personas sino que proviene de algo común y compartido de fuera. Pero los pitagóricos no hacen referencia a los dioses y a la mitología de un modo tan extenso como los órficos, sino que conciben el alma como la emanación natural de un 'alma universal' que tiene su origen en el 'fuego central del universo', principio de toda la materia.
El alma universal, entienden los pitagóricos, tiene la capacidad de vivificar el cuerpo humano y el de los animales; es lo que les da la vida y los 'anima'. Pero tiene también la capacidad de existir en las 'regiones etéreas' sin estar unida a ningún cuerpo. Los pitagóricos, como los órficos, sostienen la universalidad y la inmortalidad del alma. Todo en la naturaleza está 'animado', tiene alma o está tocado o bañado por el …