Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Los estados de la conciencia

Todos nosotros estamos más activados y atentos en determinados momentos y lo estamos menos en otros. Parece evidente que existen diferentes niveles o estados de conciencia en un continuo que oscila entre los estados de relajación y los estados de urgencia.
La conciencia es más intensa cuando vacilamos entre dos o más decisiones que sabemos importantes, cuando hemos de hacer de un modo urgente algo nuevo y anticipar posibilidades en las que no habíamos pensado antes. Cuanto más hemos de discernir sobre el futuro inminente, más vivaz es la conciencia y mayor inteligencia movilizamos.
En el otro extremo, los estados de baja activación que son la relajación y las ensoñaciones, según H. Bergson, aparecen cuando nos desentendemos de actuar en la realidad y nos despreocupamos de ajustar nuestros conocimientos y nuestras acciones a lo que acontece en el mundo. Estos estados de baja activación obedecen a cosas que sentimos, recordamos o imaginamos pero que están desvinculadas de la realidad, …

La conciencia, la inteligencia y lo social.

La conciencia es lo que nos empuja a actuar y a tomar decisiones, es lo que fija los objetivos de nuestra existencia y define nuestro destino, nuestra felicidad o desgracia en la vida. El signo fundamental de la consecución de nuestras metas y del control sobre nuestro entorno, cuando la conciencia nos guía con éxito, es la alegría. Cuando no lo hace y no somos capaces de alcanzar cierto éxito y control aparecen la frustración y la tristeza. 
Escribía H. Bergson:  “La alegría anuncia siempre que la vida ha triunfado, que ha ganado terreno, que ha conseguido una victoria: toda gran alegría tiene un acento triunfal. En todas partes donde hay alegría, hay creación: cuanto más rica es la creación, más profunda es la alegría. La madre que observa a su hijo es alegre, ya que tiene conciencia de haberlo creado, física y moralmente. El comerciante que lleva adelante sus negocios, el dueño de fábrica que ve prosperar su industria, ¿es alegre en razón del dinero que gana y de la notoriedad que ad…

La conciencia

La conciencia es aquello que está presente en nuestra mente a cada momento de nuestra experiencia. Es un conocimiento práctico sobre el mundo que nos rodea y sobre nosotros mismos, el cual utilizamos para tomar decisiones. Es lo que sentimos y pensamos, aquello totalmente individual que solamente nosotros podemos experimentar, que guía nuestras acciones personales. Es el conocimiento sobre nosotros y nuestra situación en el momento presente, que nos sitúa en el mundo y orienta nuestro comportamiento. Es lo que nos define como sujetos de nuestras sensaciones, conocimientos y acciones.
La memoria es una condición necesaria de la conciencia, pues sin memoria no existe ningún tipo de conocimiento. Decía H. Bergson que la memoria es el rasgo más evidente de la conciencia: “Conciencia significa en primer lugar memoria. La memoria puede carecer de amplitud; puede abrazar solo una pequeña parte del pasado; puede no retener más que lo que acaba de suceder; pero la memoria está ahí, o bien enton…