Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Psicología y vida

Señala Henri Bergson que percibimos la existencia como una secuencia de saltos de un estado psicológico a otro, aunque nuestro cuerpo funciona en un continuo temporal sin interrupciones. La experiencia de la vida es un fenómeno de percepción y, como tal, no toma la realidad completa sino solo elementos discretos.
Cada una de las cosas que percibimos, según Bergson, es el 'punto mejor iluminado' de todos nuestros pensamientos, sentimientos y deseos posibles a cada situación y momento dados. Es la adecuación o idoneidad de estos pensamientos, sentimientos y deseos respecto a la situación concreta en la que nos encontramos lo que hace saltar la 'chispa' que 'ilumina' un punto concreto en la conciencia y no otro. Así, experimentamos aquellos pensamientos, de todo cuanto pueda alumbrar nuestra mente, que mejor se vinculan a la situación a la que estamos expuestos y a lo que sentimos en ese momento.

Pero las situaciones concretas con las que nos encontramos y lo que…

Marco Aurelio. El guía interior.

En los años de tu vida, si quieres vivir con verdadera libertad, debes encontrar tu camino, la razón verdadera de tu existencia, y no depender de lo que los demás piensen, digan o hagan. Has de tener claras las ideas de qué quieres, huir de las distracciones y no actuar por hipocresía o egoísmo creyendo adecuarte a las ‘almas’ de los demás, las cuales desconoces como funcionan si todavía no conoces cómo funciona la tuya. Ésta es la dirección en la que debes trabajar, advierte Marco Aurelio en sus Meditaciones, si quieres vivir y no simplemente sobrevivir. Es tu alma la que debes encontrar y a la que debes seguir; debes respetar ante todo la que te pertenece a ti y no depender de lo que no es propio tuyo sino de los demás. Es necesario que conozcas primero los movimientos de tu alma, y a partir de éstos podrás entender la de tus semejantes. La principal meta de nuestra vida es conocer nuestra naturaleza real.

"¡Te afrentas, te afrentas, alma mía! Y ya no tendrás ocasión de honrarte.…