Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

Carta a Tomeu Prohens. El raterillo y el episodio evangélico.

¿Recuerdas que te comenté aquel lance de un perro ratonero que intentaba desesperadamente cruzar la carretera? Me dio que pensar... Era por la mañana temprano, yo iba con el coche hacia el trabajo. La carretera estaba bastante transitada a esa hora. El raterillo estaba afuera de un portillo e intentaba cruzar la calzada con gran dificultad. Se le veía muy inquieto y nervioso. Sus movimientos no parecían seguir un plan apropiado. Tan pronto corría hacia un lado de la carretera como hacia el otro. Miraba a derecha e izquierda de manera desordenada. Le vi hacer algunos intentos de cruzar justo cuando pasaba algún camión o algún coche, intentos que abortó, por fortuna, en el último instante antes de que lo arrollara un vehículo. Con cada una de esas tentativas aumentaba la ansiedad e hiperactividad del raterillo. Los momentos que hubiera podido cruzar, con menos tránsito, no lo hacía. Parece claro que la situación lo desbordaba completamente, no tenía ningún tipo de control. Miraba pero no…