Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Mente, tiempo y repetición.

El tiempo subjetivo no es uniforme. No nos resulta posible prever cuánto van a durar nuestros pensamientos y nuestros sentimientos. La causa de ello es que nuestros estados internos, que son lo que determina los momentos psicológicos, son inestables. No es sólo el mundo alrededor nuestro lo que cambia con el tiempo, sino que, incluso cuando el entorno permanece objetivamente estable, si nos dedicamos a observarlo podremos ver que nuestra experiencia subjetiva sigue fluctuando, sin que exista un motivo concreto. Y también podremos ver, si somos lo suficientemente perspicaces, que para afrontar esta paradoja lo que hacemos cada uno de nosotros es buscar (y encontrar) los motivos de nuestros cambios personales en unos contenidos mentales imaginados por nuestra psicología individual. Causas aparentes, que no reales, inventadas según la situación y condición de cada uno. Ilusiones personales cotidianas. En realidad, nuestra motivación, nuestras expectativas, nuestro esfuerzo, nuestro rendimi…