Ir al contenido principal

Los filósofos físicos: Demócrito.

No muy lejos de la línea de Heráclito i ampliando el atomismo de Leucipo, Demócrito, hacia el 460 antes de Cristo, enseñaba que el alma humana era una sustancia formada por unos átomos muy sutiles y de forma esférica que eran iguales o muy parecidos a los del fuego. Demócrito consideraba que por razón de su sutilidad y esfericidad estos átomos aportaban el movimiento perpetuo y el calor característicos tanto del fuego como del alma.
El alma, para Demócrito, es un cuerpo dinámico y volátil que actúa sobre el cuerpo pesado y grosero que es nuestro organismo. Esta alma espirituosa y vivaz se difunde por todos los tejidos del organismo y produce las funciones vitales propias de los diferentes órganos y miembros. El pensamiento, la conciencia y la sensación son fruto de la disposición de estos átomos etéreos y esféricos por todo el cuerpo, las inestables combinaciones de los cuales explicarían el devenir inconstante del psiquismo.

Los átomos del alma tienen un movimiento circulatorio continuo, el cual, afirma Demócrito, es sostenido por la inspiración y la espiración. La respiración constituye el proceso esencial de la vida y de las manifestaciones psíquicas que se dan a cada momento de ésta. 
Se trata, de nuevo, del aire y la respiración. Lo que el filósofo de Abdera llama espíritu o alma no es nada sobrenatural o metafísico, ni siquiera es un principio de la naturaleza superior al movimiento mecánico. Consiste simplemente en el fenómeno que producen los átomos finos y sutiles del aire que respiramos cuando actúan mecánicamente sobre los átomos más densos del cuerpo.
Para Demócrito los dioses también son espíritus, seres análogos al alma en su naturaleza atómica aérea. El único aspecto en que los dioses son superiores al alma humana es que la organización de sus átomos es más duradera, pues no dependen de un cuerpo perecedero. Sin embargo, tales entidades espirituales también acaban desvaneciéndose, pues están sometidas, como toda la naturaleza, a la única constante que es la ley del movimiento eterno, necesario y universal de los átomos, al flujo sempiterno de organización y desorganización de la materia.

Cappelletti, A. J. Los fragmentos de Diógenes de Apolonia. Tiempo Nuevo, Caracas, 1975.
Cappelletti, A. J. Mitología y filosofía: los presocráticos. Cincel, Madrid, 1987.
Cicerón, M. T. Sobre la naturaleza de los dioses. UNAM, México, 1986.
Fernández Cepedal, J. M. Los filósofos presocráticos. Proyecto Filosofía en español, www.filosofia.org.
Conde, F. Filósofos presocráticos. Página sobre filosofía, www.paginasobrefilosofia.com.
González, C. Historia de la filosofía. 2 ª ed, Madrid, 1886. Edición digital Proyecto Filosofía en español, www.filosofia.org.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.

En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma doble ac…

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que, aunque no la percibamos, no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros; entre ellos hay un continuo, señala. El espacio invisible existente entre los cuerpos visibles es un continuo que, más que separarlos, media entre ellos y los comunica. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama) es una materia sutil imperceptible a nuestros sentidos que ocupa ese continuo, que abarca y toca toda la materia más tosca del mundo y que ejerce con gran eficacia una acción sobre el alma humana, pues tiene un gran parecido con ella, afirma Bruno

"El vacío, es decir un espacio sin cuerpo, no existe: un cuerpo no abandona un espacio sin ser reemplazado por otro. Ciertamente el alma abandona el cuerpo que ocupaba en vida, pero no puede abandonar el cuerpo universal -a menos que prefiramos decir que ella no puede ser abandonada por el cuer…

Ibn Arabi, el engarzador de sabidurías (II).

Según Ibn Arabi nuestras experiencias y conocimientos son puros fenómenos de nuestra imaginación. Entiende el sufí que la conciencia humana es ajena a la realidad del mundo físico, como lo es a la naturaleza de Alá; lo estrictamente físico y lo estrictamente divino nos resultan ambos inaprensibles. La realidad que experimentamos los seres humanos es pura fenomenología mental, sostiene; nos movemos en un mundo psicológico, el mundo de los nombres que las personas hemos puesto a las cosas, no el mundo de las cosas en sí.

"Tienes que saber que tú eres imaginación, y que todo lo que percibes y de lo que dices 'esto no soy yo' es (también) imaginación. Nuestra realidad personal en su totalidad es una imaginación dentro de una imaginación. En cambio, la verdadera realidad, la verdad, es Dios considerado en su esencia y en su ser, no bajo el punto de vista de sus nombres."

"Dios es como la luz que un cristal vela a la mirada y tiñe de su propio color: incoloro por sí mis…