Ir al contenido principal

Los filósofos físicos: Demócrito.

No muy lejos de la línea de Heráclito i ampliando el atomismo de Leucipo, Demócrito, hacia el 460 antes de Cristo, enseñaba que el alma humana era una sustancia formada por unos átomos muy sutiles y de forma esférica que eran iguales o muy parecidos a los del fuego. Demócrito consideraba que por razón de su sutilidad y esfericidad estos átomos aportaban el movimiento perpetuo y el calor característicos tanto del fuego como del alma.
El alma, para Demócrito, es un cuerpo dinámico y volátil que actúa sobre el cuerpo pesado y grosero que es nuestro organismo. Esta alma espirituosa y vivaz se difunde por todos los tejidos del organismo y produce las funciones vitales propias de los diferentes órganos y miembros. El pensamiento, la conciencia y la sensación son fruto de la disposición de estos átomos etéreos y esféricos por todo el cuerpo, las inestables combinaciones de los cuales explicarían el devenir inconstante del psiquismo.

Los átomos del alma tienen un movimiento circulatorio continuo, el cual, afirma Demócrito, es sostenido por la inspiración y la espiración. La respiración constituye el proceso esencial de la vida y de las manifestaciones psíquicas que se dan a cada momento de ésta. 
Se trata, de nuevo, del aire y la respiración. Lo que el filósofo de Abdera llama espíritu o alma no es nada sobrenatural o metafísico, ni siquiera es un principio de la naturaleza superior al movimiento mecánico. Consiste simplemente en el fenómeno que producen los átomos finos y sutiles del aire que respiramos cuando actúan mecánicamente sobre los átomos más densos del cuerpo.
Para Demócrito los dioses también son espíritus, seres análogos al alma en su naturaleza atómica aérea. El único aspecto en que los dioses son superiores al alma humana es que la organización de sus átomos es más duradera, pues no dependen de un cuerpo perecedero. Sin embargo, tales entidades espirituales también acaban desvaneciéndose, pues están sometidas, como toda la naturaleza, a la única constante que es la ley del movimiento eterno, necesario y universal de los átomos, al flujo sempiterno de organización y desorganización de la materia.

Cappelletti, A. J. Los fragmentos de Diógenes de Apolonia. Tiempo Nuevo, Caracas, 1975.
Cappelletti, A. J. Mitología y filosofía: los presocráticos. Cincel, Madrid, 1987.
Cicerón, M. T. Sobre la naturaleza de los dioses. UNAM, México, 1986.
Fernández Cepedal, J. M. Los filósofos presocráticos. Proyecto Filosofía en español, www.filosofia.org.
Conde, F. Filósofos presocráticos. Página sobre filosofía, www.paginasobrefilosofia.com.
González, C. Historia de la filosofía. 2 ª ed, Madrid, 1886. Edición digital Proyecto Filosofía en español, www.filosofia.org.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘ pneuma ’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘ pneuma ’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘ pneuma ’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios. En hebreo, ‘ ruaj ’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como l

Marco Aurelio. El guía interior.

En los años de tu vida, si quieres vivir con verdadera libertad, debes encontrar tu propio camino, la razón de tu existencia, y no depender de lo que los demás piensen, digan o hagan. Has de tener claras las ideas de qué quieres, huir de las distracciones y no actuar por hipocresía o egoísmo creyendo adecuarte a las almas de los demás, las cuales desconoces si no conoces la tuya. Ésta es la dirección en la que debes trabajar, advierte Marco Aurelio en sus Meditaciones , si quieres vivir y no simplemente sobrevivir. Es tu alma la que debes encontrar y a la que debes seguir; debes respetar ante todo lo que te pertenece a ti y no depender de lo que no es propio tuyo sino de los demás. Es necesario que conozcas primero los movimientos de tu alma, y a partir de éstos podrás entender la de tus semejantes. La principal meta de nuestra vida es conocer nuestra naturaleza real. "¡Te afrentas, te afrentas, alma mía! Y ya no tendrás ocasión de honrarte. ¡Breve es la vida para cada uno

La conciencia, la inteligencia y lo social.

H. Bergson Nuestra conciencia es lo que hace que tomemos unas decisiones y no otras, lo que fija los objetivos de los sucesivos momentos de nuestra existencia y lo que determina, por tanto, nuestra dicha o nuestra desgracia. El signo fundamental de que conseguimos alcanzar nuestras metas, cuando la conciencia nos guía con éxito, es la alegría. Cuando no somos capaces de alcanzar un cierto éxito y control aparecen, contrariamente, la frustración y la tristeza.  Escribía H. Bergson:  “La alegría anuncia siempre que la vida ha triunfado, que ha ganado terreno, que ha conseguido una victoria: toda gran alegría tiene un acento triunfal. En todas partes donde hay alegría, hay creación: cuanto más rica es la creación, más profunda es la alegría. La madre que observa a su hijo es alegre, ya que tiene conciencia de haberlo creado, física y moralmente. El comerciante que lleva adelante sus negocios, el dueño de fábrica que ve prosperar su industria, ¿es alegre en razón del dinero que

Himnos órficos

En los llamados himnos órficos, que recoge Porfirio en una etapa tardía del orfismo, se señala, no ya a los sonidos o las vibraciones del aire, sino a los movimientos de éste en forma de auras o vientos, como fenómenos producidos por los dioses que tienen un efecto determinante en el ánimo de los humanos. En el himno 81, dirigido al Céfiro, el dios de la brisa del oeste, se implora: Hálitos del Céfiro que todo lo engendráis y vais por el aire, de dulce soplo, susurrantes, que poseéis la calma de la muerte. Primaverales, que os movéis por la pradera, deseados por los fondeaderos, porque cómodo puerto y ligera brisa aportáis a las naves. Venid, por favor, propicios, soplando sin reparo, por el aire, invisibles, muy ligeros y en aéreas apariencias. [1] Los hálitos del Céfiro son una brisa que sopla de manera dulce y tranquila, sin embargo, tienen un profundo poder: son principio y fin de lo que existe, “todo lo engendran”, y a la vez “poseen la calma de la muerte”. Pueden ser protectores,

Orfeo: el éter y el alma

La mayoría de los estudiosos del pensamiento helénico coinciden en señalar el importantísimo influjo que tuvo Orfeo en el pensamiento de la era griega clásica. Es manifiesto que la literatura, la filosofía y sobre todo la religión griegas están compenetradas de un espíritu distintivo asociado de alguna manera con Orfeo. Orfeo es mucho más que un mago o un encantador de serpientes. Es mitad hombre mitad dios. Es un humano que conoce y posee el poder 'sobrenatural' de someter la voluntad de todas las criaturas por medio de la 'música'. Los griegos de la época, como afirma Guthrie, entendían de manera muy diferente a la nuestra la naturaleza de la música y su relación con el universo en general y con la mente humana en particular. Para ellos la mente (la voluntad, las pasiones, el pensamiento) mantenía una conexión íntima y divina con la música. La música tenía, no sólo para los órficos sino también para los que se pueden considerar sus continuadores, los pit