Ir al contenido principal

El esplendor de los frutos del viaje

Lo que Ibn Arabi llama espíritu no es nada absoluto y estático sino todo lo contrario: es tan variable como nuestra mente. Nuestra mente ('alma' en la época) se mueve en tanto que 'el espíritu del universo' es lo que la mueve, precisamente. El espíritu viaja, y lo hace a modo de soplo vivificador o aliento, animando (dando el alma) a toda la creación: el espíritu es como un gran fuelle, sin ubicación ni forma. que alimenta los cuerpos y las mentes de todos los seres vivos y, por medio de ellos, todo el universo pensable y perceptible.  
Este viaje no es un desplazamiento lineal, a semejanza del que realizan las criaturas en el espacio, sino que es un movimiento de 'creación renovada a cada instante, una suerte de bombeo o latido, que un momento tras otro, cual corazón presente en todas partes y en ninguna, mantiene vivo y despierto al cosmos'. Así lo expresa Carlos Varona, desde su conocimiento preciso como traductor y editor, en la introducción de su edición de 'El esplendor de los frutos del viaje' de Arabi.

Existe siempre en la creación, mantiene el filósofo sufí, una mezcla de cuerpo y espíritu, que es a donde alcanza el soplo. Nosotros somos cuerpo y espíritu. El soplo nos alcanza a cada uno de nosotros, por nuestro cuerpo, y se manifiesta en nuestra mente, arrastrándola, bombeándola con la respiración. Se dice que el espíritu está en todas partes, alumbrando y cubriendo todo lo creado, porque el aire omnipresente induce los movimientos en nuestro psiquismo que iluminan el mundo a través de la percepción y el pensamiento. Así es como Alá alumbra el universo mediante su aliento o hálito, renovando la creación (nuestra mente) a cada instante por el soplo, a cada ciclo de nuestra respiración.

Dios es un latido que alcanza todo el cosmos. Dios no tiene forma sino que está en todos sitios dando forma al mundo en la mente de nosotros los seres pensantes. 'Es un centro del universo que está en todas partes y la circunferencia en ninguna' señala Carlos Varona 
al estilo leibniziano.

'El origen de la existencia es el movimiento. En ella no puede haber inmovilidad, pues regresaría a su origen, que es la ausencia. Nunca jamás cesa el viaje, ni en el mundo superior ni en el inferior, e incluso las verdades divinas no finalizan su recorrido, yendo y viniendo. (...) El movimiento a cada instante de los cuatro elementos, y de los seres creados, el cambio y las transformaciones generadas con cada respiración, así como el viaje de los pensamientos, tanto en lo loable como lo condenable, el viaje de los soplos de quien respira, y el de las miradas de las cosas vistas en la vigilia o el sueño, junto al cruce de un mundo al otro con su ponderación, ¡todo ello es sin duda un viaje para la mente humana. Jamás en toda la eternidad cesamos de viajar, desde el momento mismo de nuestra concepción, y de la creación primera de nuestros fundamentos. Cuando frente a ti aparece una casa, afirmas que en ella se encuentra el final de tu trayecto, mientras que, en realidad, en ella se te abre otro camino. En efecto, cuando ves una casa, dices: "¡Esta es mi meta!", aunque llegado apenas a ella, no te demoras en partir nuevamente.' (El esplendor de los frutos del viaje, capítulo 3)

Nuestra mente, junto con todo lo que ella crea, no para de variar ('viajar'). Las verdades, incluso las divinas, no son estáticas, sino que varían continuamente. Se generan transformaciones con cada respiración: en los pensamientos, moralmente buenos o moralmente malos ('tanto en lo loable como lo condenable'), en la percepción y los sueños ('las miradas de las cosas vistas en la vigilia o el sueño'), en nuestra voluntad y nuestras motivaciones, las 'casas' que han de resguardarnos en un entorno estable, creemos, pero que nada más alcanzadas se desvanecen para abrirse nuevos caminos hacia metas antes imprevisibles... Las ideas y las experiencias, por naturaleza, van y vienen.

'Por tanto, no hay inmovilidad en este mundo, sino que su constante es el movimiento; sucediéndose el día y la noche entre sí, tal y como hacen los pensamientos, los estados y las formas, según su alternancia, conforme a las verdades divinas.'

El soplo es aire y espíritu. Es espíritu cuando se manifiesta en nuestra mente, pero es físicamente el aire del cielo. Según la forma de su soplo este aire se manifiesta de una manera u otra en nosotros. Así, Arabi distingue diversos 'cielos' o 'nombres divinos', que son una suerte de arquetipos celestes a través de los cuales la esencia primera, Alá, se manifiesta en toda la creación en general y en nuestras mentes en especial. De este modo toman forma, evolucionan y cambian nuestros estados mentales y nuestras experiencias: la misericordia, el arrepentimiento, la clemencia, la venganza... Se trata de los "siete cielos", cada uno con su ángel guardián que imprime sus propios estados mentales y conocimientos en nosotros, de los que habla el Corán, pero que también aparecen en el cristianismo (véase por ejemplo Eckhart.)

'Descienden las verdades divinas sobre el nombre divino, el misericordioso, tanto como sobre el nombre de quien llama al arrepentimiento, y el del clemente, el proveedor, el donador, el vengador, y todos los demás nombres. Obran también éstos el que sobre ti descienda cuanto de dádiva poseen, así como de previsión, de venganza, arrepentimiento, perdón y misericordia.' (Capítulo 5)

De esta configuración fundamental del cosmos deduce Arabi la actitud que debemos mantener para conducirnos de un modo adecuado en la vida. Existe un plano moral de la vida, que se desprende no tanto de las leyes de los hombres sino de las leyes divinas y de las leyes físicas del universo, que en el fondo son lo mismo. Nada más tenemos que seguirlas para alcanzar la felicidad: 'El fiel debe emplear de su lado el pensamiento y la reflexión, para así distinguir en el trayecto, al que la ley divina le obliga, y en el cual su felicidad radica, entre el viaje hacia Él, en Él, y desde Él. Debe también discernir en todas esas travesías tanto las que la ley le impone como las que no, cual es el deber de caminar sobre la tierra para conseguir lo lícito, los viajes del lucro y el comercio mundano, así como otras marchas similares, o el viaje del propio hálito, con su inspiración y espiración. Así es, en efecto, pues no lo impone ni lo determina la ley, sino que es su constitución física la que lo decide.' (Capítulo 6)

En relación a ésto se pueden distinguir dos grupos de personas, dice Arabi: las que se rigen por la razón (los filósofos), y las que, más allá de la razón, conciben la existencia de verdades y realidades inmediatas por alguna forma de empirismo existencial (los sufíes): 'Los viajeros en Él se dividen en dos grupos: primero se encuentra el de quienes viajan en Él mediante los pensamientos y la mente, y se han desviado del camino, al no encontrar como guía en su búsqueda más que su razón. Estos son los filósofos, y quienes en esa vertiente se hallan. El segundo grupo es el de quienes viajan con Él, el de los enviados y los profetas, el de los elegidos entre tales santos, cuales son los hombres del sufismo.' (Capítulo 7)

Todas las personas viajamos, por pura naturaleza física, 'en Dios': nuestra mente se mueve inevitablemente por el latido del aire. Pero solo algunas llegan a intuir la existencia de este principio y consiguen viajar 'con Dios': se dejan llevar por sus movimientos, se acomodan a ellos y los experimentan como un hecho natural fundamental, prescindiendo aún de la razón que no los sabe explicar.



Ibn Arabi: El esplendor de los frutos del viaje. Edición de Carlos Varona Narvión. Siruela. Madrid. 2008.


Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’... Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. A decir verdad, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo' y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.


En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma dob…

Orfeo: el éter y el alma

La mayoría de los estudiosos del pensamiento helénico coinciden en señalar el importantísimo influjo que tuvo Orfeo en el pensamiento de la era griega clásica. Es manifiesto que la literatura, la filosofía y sobre todo la religión griegas están compenetradas de un espíritu distintivo, asociado de alguna manera con Orfeo. Orfeo es mucho más que un mago o un encantador de serpientes. Es mitad hombre mitad dios. Es un humano que conoce y posee el poder 'sobrenatural' de someter la voluntad de todas las criaturas, animadas e inanimadas, por medio de la 'música'. Los griegos de la época, como afirma Guthrie, entendían de manera muy diferente a la nuestra la naturaleza de la música y su relación con el universo en general y con la mente humana en particular. Para ellos la mente (la voluntad, las pasiones, el pensamiento) mantenía una conexión íntima y divina con la música. La música tenía, no sólo para los órficos sino también para los que se pueden considerar sus continuado…

Mente, tiempo y repetición.

El tiempo subjetivo no es lineal, los momentos psicológicos tienen duraciones inconstantes e imprevisibles. La causa de ello es que nuestros estados internos, que son lo que conforma el devenir de nuestra existencia, son muy inestables. No es sólo el mundo alrededor nuestro lo que cambia, sino que, incluso cuando el entorno permanece objetivamente estable, si nos dedicamos a observarlo, podremos ver que nuestra experiencia subjetiva sigue fluctuando, sin que exista un motivo externo concreto. Y también podremos ver, si somos lo suficientemente perspicaces, que para afrontar esta paradoja lo que hacemos cada uno de nosotros es buscar (y encontrar) los motivos de nuestros cambios personales en unos contenidos mentales imaginados por nuestra psicología individual. Causas aparentes, que no reales, inventadas según la situación y condición de cada uno. Ilusiones personales cotidianas. En realidad, nuestra motivación, nuestras expectativas, nuestro esfuerzo, nuestro rendimiento... son variabl…