Ir al contenido principal

El esplendor de los frutos del viaje


Lo que Ibn Arabi llama espíritu no es nada absoluto y estático sino todo lo contrario: es tan sutil y variable como nuestra mente. De hecho, nuestra mente ('alma' en la época) refleja de un modo directo el 'espíritu del universo', pues se mueve en tanto que éste la mueve. 
El espíritu 'viaja', y lo hace a modo de soplo vivificador o aliento, animando (dando el alma) a toda la creación: el espíritu es como un gran fuelle, sin ubicación ni forma. que alimenta los cuerpos y las mentes de todos los seres vivos y, por medio de ellos, todo el universo pensable y perceptible.  
Este viaje no es un desplazamiento lineal, a semejanza del que realizan los cuerpos en el espacio, sino que es un movimiento de 'creación renovada a cada instante, una suerte de bombeo o latido, que un momento tras otro, cual corazón presente en todas partes y en ninguna, mantiene vivo y despierto al cosmos'. Con estas palabras resume Carlos Varona, desde su meticuloso conocimiento como traductor y editor, la idea central de El esplendor de los frutos del viaje de Arabi.

Existe en toda la creación, mantiene el filósofo sufí, una mezcla de cuerpo y espíritu, que es adonde alcanza el soplo. Nosotros mismos somos cuerpo y espíritu, y el soplo nos alcanza por nuestro cuerpo y se manifiesta en nuestra mente, arrastrándola, bombeándola con la respiración. Se dice que el espíritu está en todas partes, alumbrando todo lo creado, porque el aire omnipresente induce movimientos en nuestro psiquismo que iluminan el mundo alrededor a través de la percepción y el pensamiento. Así es como Alá alumbra el universo mediante su aliento o hálito, renovando la creación (lo que percibe nuestra mente) a cada instante por el soplo, a cada ciclo respiratorio.

Alá es un latido que alcanza todo el cosmos. Alá no tiene forma sino que está en todos sitios dando forma al mundo en la mente de nosotros los seres pensantes. 'Es un centro del universo que está en todas partes y la circunferencia en ninguna'
.

'El origen de la existencia es el movimiento. En ella no puede haber inmovilidad, pues regresaría a su origen, que es la ausencia. Nunca jamás cesa el viaje, ni en el mundo superior ni en el inferior, e incluso las verdades divinas no finalizan su recorrido, yendo y viniendo. (...) El movimiento a cada instante de los cuatro elementos, y de los seres creados, el cambio y las transformaciones generadas con cada respiración, así como el viaje de los pensamientos, tanto en lo loable como lo condenable, el viaje de los soplos de quien respira, y el de las miradas de las cosas vistas en la vigilia o el sueño, junto al cruce de un mundo al otro con su ponderación, ¡todo ello es sin duda un viaje para la mente humana! Jamás en toda la eternidad cesamos de viajar, desde el momento mismo de nuestra concepción, y de la creación primera de nuestros fundamentos. Cuando frente a ti aparece una casa, afirmas que en ella se encuentra el final de tu trayecto, mientras que, en realidad, en ella se te abre otro camino. En efecto, cuando ves una casa, dices: "¡Esta es mi meta!", aunque llegado apenas a ella, no te demoras en partir nuevamente.' 

(El esplendor de los frutos del viaje, capítulo 3.)

Nuestra mente no deja nunca de variar ('viajar'). Las verdades, incluso las más consistentes, no son estáticas, sino que varían continuamente en nuestro pensamiento. Estamos en continuo cambio, nosotros y lo que pensamos. Se generan transformaciones con cada respiración en los pensamientos moralmente buenos o moralmente malos ('tanto en lo loable como en lo condenable'), en la percepción y los sueños ('las miradas de las cosas vistas en la vigilia o el sueño'), en nuestra voluntad y nuestras motivaciones (las 'casas' o destinos de final de 'trayecto' de nuestras motivaciones, que nada más alcanzadas las abandonamos para continuar nuestro viaje). Las ideas y las experiencias, por naturaleza, van y vienen.

'Por tanto, no hay inmovilidad en este mundo, sino que su constante es el movimiento; sucediéndose el día y la noche entre sí, tal y como hacen los pensamientos, los estados y las formas, según su alternancia, conforme a las verdades divinas.'


* * * *

El soplo es aire y espíritu. Es espíritu cuando se manifiesta en nuestra mente, pero es físicamente el aire del cielo que respiramos. Según la forma de su soplo este aire se manifiesta de una manera u otra en nosotros. Así, Arabi distingue diversos 'cielos' o 'nombres divinos', que son una suerte de arquetipos celestes a través de los cuales la esencia primera, Alá, se manifiesta en nuestras mentes. Nuestros estados alternan según las diferentes formas del soplo: la misericordia, el arrepentimiento, la clemencia, la venganza... Se trata de los siete cielos, cada uno con su ángel guardián que imprime sus estados y pensamientos característicos en nosotros, los cuales refiere el Corán, pero que también aparecen en el cristianismo (véase por ejemplo Eckhart.)

'Descienden las verdades divinas sobre el nombre divino, el misericordioso, tanto como sobre el nombre de quien llama al arrepentimiento, y el del clemente, el proveedor, el donador, el vengador, y todos los demás nombres. Obran también éstos el que sobre ti descienda cuanto de dádiva poseen, así como de previsión, de venganza, arrepentimiento, perdón y misericordia.' 

(Capítulo 5)

De esta configuración fundamental del cosmos establece Arabi que se puede deducir la actitud que debemos mantener para conducirnos de un modo adecuado en la vida. Existe un plano moral de la vida que se desprende no ya de las leyes humanas sino de las leyes divinas, que son las mismas que las leyes físicas del universo. Nada más tenemos que respetarlas para alcanzar la felicidad, la naturaleza nos obliga a ello: 'El fiel debe emplear de su lado el pensamiento y la reflexión, para así distinguir en el trayecto, al que la ley divina le obliga, y en el cual su felicidad radica, entre el viaje hacia Él, en Él, y desde Él. Debe también discernir en todas esas travesías tanto las que la ley le impone como las que no, cual es el deber de caminar sobre la tierra para conseguir lo lícito, los viajes del lucro y el comercio mundano, así como otras marchas similares, o el viaje del propio hálito, con su inspiración y espiración. Así es, en efecto, pues no lo impone ni lo determina la ley, sino que es su constitución física la que lo decide.' (Capítulo 6)

Se pueden distinguir dos grupos de personas, dice Arabi: las que se rigen por la razón (los filósofos), y las que, más allá de la razón, conciben la existencia de verdades y realidades inmediatas por alguna forma de empirismo existencial (los sufíes): 'Los viajeros en Él se dividen en dos grupos: primero se encuentra el de quienes viajan en Él mediante los pensamientos y la mente, y se han desviado del camino, al no encontrar como guía en su búsqueda más que su razón. Estos son los filósofos, y quienes en esa vertiente se hallan. El segundo grupo es el de quienes viajan con Él, el de los enviados y los profetas, el de los elegidos entre tales santos, cuales son los hombres del sufismo.' (Capítulo 7)

Todas las personas viajamos, por pura naturaleza física, 'en Dios': nuestra mente se mueve inevitablemente con el latido del aire. Pero solo algunas llegan a intuir la existencia de este principio y consiguen viajar 'con Él', esto es, se dejan llevar por sus movimientos, se acomodan a ellos y los experimentan como un hecho natural fundamental, aun prescindiendo de la razón que no los sabe explicar cabalmente.



Ibn Arabi: El esplendor de los frutos del viaje. Edición de Carlos Varona Narvión. Siruela. Madrid. 2008.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios.

En hebreo, ‘ruaj’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como la tiene también…

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que, aunque no la percibamos, no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros; entre ellos hay un continuo, señala. El espacio invisible existente entre los cuerpos visibles es un continuo que, más que separarlos, media entre ellos y los comunica. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama) es una materia sutil imperceptible a nuestros sentidos que ocupa ese continuo, que abarca y toca toda la materia, y que ejerce con gran eficacia una acción sobre el alma humana, pues tiene un gran parecido con ella, afirma Bruno

"El vacío, es decir un espacio sin cuerpo, no existe: un cuerpo no abandona un espacio sin ser reemplazado por otro. Ciertamente el alma abandona el cuerpo que ocupaba en vida, pero no puede abandonar el cuerpo universal -a menos que prefiramos decir que ella no puede ser abandonada por el cuerpo universal-. Está…

La raíz de la conciencia

El discurrir de aquello interno que sentimos de nuestro cuerpo, a diferencia de los acontecimientos del exterior, nos resulta prácticamente inenarrable, pues la actividad de nuestro organismo, aunque nos ofrece un flujo continuo de sensaciones, no es información procesable en su mayor parte, no es susceptible de ser tratada como una representación o un dato. Sucede que la fisiología de uno es inefable para uno mismo; aunque se la siente, no entra en los circuitos de memoria, es sensibilidad que simplemente va pasando, incapaz de reproducirse o representarse a sí misma. Lo que representa y lo representado son necesariamente cosas distintas; nada se reproduce o representa a sí, solo se 'presenta', existe en sí. De modo que no es nuestra mente sino el mundo exterior quién aporta los objetos susceptibles de ser representados, conocidos, recordados; por esto pensamos y razonamos el mundo, no a nosotros mismos, a nosotros simplemente nos sentimos.

Los filósofos físicos: Diógenes de Apolonia.

El último cronológicamente de los filósofos físicos, Diógenes de Apolonia, hacia el 430 a. C., tiraba por el mismo camino que sus antecesores y sostenía de una manera explícita que el aire es el principio de todas las cosas y del alma humana.  Se conservan únicamente fragmentos de su obra 'Sobre la naturaleza', que fueron recogidos por Simplicio. Pero, si hacemos caso de las citas a las que alude su recopilador, parece que habría escrito algunos libros más: uno 'Contra los sofistas', uno 'Sobre meteorología', y uno sobre medicina que se habría titulado 'Sobre la naturaleza del hombre', al que Galeno haría referencia cuando manifestaba que Diógenes había compilado las enfermedades y sus causas y remedios en un tratado; lo mismo que Aristóteles, quien afirmaba que Diógenes había escrito una "precisa anatomía de las venas". Todo indica que Diógenes de Apolonia era médico de profesión y que habría publicado, en efecto, ese tratado de medicina, en e…

La versión de Pitágoras

El sistema de creencias pitagórico tiene muchos elementos en común con el órfico. A semejanza de éste, mantiene que el alma humana no es algo que se origine individualmente en el interior de las personas sino que proviene de algo común y compartido de fuera. Pero los pitagóricos no hacen referencia a los dioses y a la mitología de un modo tan extenso como los órficos, sino que conciben el alma como la emanación natural de un 'alma universal' que tiene su origen en el 'fuego central del universo', principio de toda la materia.
El alma universal, entienden los pitagóricos, tiene la capacidad de vivificar el cuerpo humano y el de los animales; es lo que les da la vida y los 'anima'. Pero tiene también la capacidad de existir en las 'regiones etéreas' sin estar unida a ningún cuerpo. Los pitagóricos, como los órficos, sostienen la universalidad y la inmortalidad del alma. Todo en la naturaleza está 'animado', tiene alma o está tocado o bañado por el …