Ir al contenido principal

Ibn Arabi, el engarzador de sabidurías (II).

Según Ibn Arabi nuestras experiencias y conocimientos son fenómenos de la imaginación. Nuestra consciencia es ajena a la realidad del mundo físico, como tambien es ajena a la verdad de Dios, pues al fin y al cabo naturaleza y Dios son lo mismo. Nuestra 'realidad personal' es puramente mental. Nos movemos en un mundo psicológico, el mundo de los nombres que ponemos a las cosas, no en el mundo de las cosas en sí.

"Tienes que saber que tú eres imaginación, y que todo lo que percibes y de lo que dices 'esto no soy yo' es (también) imaginación. Nuestra realidad personal en su totalidad es una imaginación dentro de una imaginación. En cambio, la verdadera realidad, la verdad, es Dios considerado en su esencia y en su ser, no bajo el punto de vista de sus nombres."

"Dios es como la luz que un cristal vela a la mirada y tiñe de su propio color: incoloro por sí mismo, se te presenta coloreado para ilustrar lo que es tu realidad cuando se la compara con tu Señor. Si dices que la luz es verde porque el cristal es de este color, dices la verdad y los sentidos dan testimonio a favor tuyo. Si dices que no es verde ni posee ningún color, siguiendo lo que te indica el sentido común, estás diciendo igualmente la verdad y con ello das testimonio de la evidencia de un intelecto sano."

El cristal es la persona y sus conocimientos y condicionamientos. Cada persona tiñe con su experiencia personal la luz natural del intelecto. Un cristal y una personalidad opacos dan un color intenso que todo lo tiñe, ofrecen un modo monocromático de ver el mundo. Un cristal (una personalidad) más transparente es más luminoso y muestra mejor las 'formas' del mundo en su diversidad de tonos, revela mejor la realidad y las 'formas' de la Naturaleza / Dios, su manifestación en el intelecto es mayor.
Este Dios / Naturaleza que es inteligencia pura (es 'la verdad') proviene (naturalmente) del cielo y está en todas partes, dice Arabi, pero está sobretodo con nosotros allí donde nosotros estamos, porque nosotros mismos somos su principal manifestación, y al manifestarlo le damos su entidad, a su vez. Él es nuestra esencia, nuestra inteligencia. Es lo que ordena y gobierna el universo que percibimos. 

"Él desciende hasta el cielo de este mundo inferior. Está en el cielo, está en la tierra, está con nosotros allí donde nosotros estamos, y nos hace saber que él es nuestra propia esencia, siendo a la vez seres limitados. (...) El universo es su forma y él es el espíritu del universo, el que gobierna."
"Él es el ser completo,
y es el único.
Mi ser se realiza por su ser,
por eso digo 'es alimentado'.
Mi existencia es su alimento,
mientras que nosotros somos alimentados por él."

Esta unidad divina de la inteligencia con Dios, del intelecto con el universo, lejos de ser estática es dinámica, se mueve, fluctúa de continuo, 'respira'. Es una 'presión' o soplo que produce diversidad y variabilidad en las formas o ideas, esto es, produce la variable vida mental:

"Para poner fin a esta opresión 'inherente a la unidad divina, como esencia de las cosas, Él ha respirado'. Él mismo ha atribuido los alientos al infinitamente misericordioso, porque es éste quien otorga misericordia a los atributos divinos que buscan manifestar las formas (ideas) del mundo, de las que decimos que son el exterior de Dios por el hecho de que él es el exterior, al igual que él es el interior."

"Dios se desplaza en las formas (ideas)."

"(Dios) da vida a las formas (ideas) en el soplo y por el poder de los atributos expresado por los nombres y manifestado por las formas."

Dios se expresa en el entendimiento, es el aliento o soplo que insufla de vida los atributos que los nombres expresan y que las ideas (las 'formas') manifiestan. Es una relación dinámica, 'respiratoria', entre la información y la vida.

Dios es tan grande que ninguna religión lo explica suficientemente, ni ningún credo está por encima de los demás en su intento de explicarlo, porque todos están lejos de hacerlo comprensible realmente. La comprensión de Dios es un fenómeno tan inmenso que ninguna ciencia ni ningún credo lo alcanzan, y, al intentar explicarlo, acaban distorsionando su realidad. "Ten cuidado de no unirte a un credo particular renegando del resto, porque perderás un bien inmenso. Más aún: perderás la ciencia de la verdad tal cual es. Que tu alma sea la sustancia de las formas de todas las creencias, porque Dios Altísimo es demasiado grande y demasiado inmenso para estar contenido en un credo con exclusión de los demás."

Las religiones suelen confundir las causas con los efectos, cuestión en la que la ciencia es más cuidadosa, por fortuna. Es verdad que Dios se expresa en el corazón de las personas en forma de misericordia, tal como dicen las religiones, mantiene Arabi, pero Dios no es la misericordia, no debemos confundirlo con ella, ni con ninguna otra manifestación mental. El corazón contiene a Dios pero Dios es mucho más grande que lo que expresa el corazón. Dios es el agente, no únicamente el resultado, es el origen de la acción que acontece en el corazón de las personas, no un simple resultado más de la acción de pensar (aunque también lo es, pues ésta es su manifestación).

Dice Arabi en el capítulo 12: "Tienes que saber que el corazón viene de la misericordia de Dios, pero es más grande que ella, porque contiene a Dios, mientras que su misericordia no lo contiene. Al menos esa es la interpretación que implica el lenguaje del vulgo, que afirma que Dios es el agente y no el objeto de la misericordia, y que ésta no puede aplicársele."

Dios se manifiesta en el corazón y en el pensamiento de las personas por medio de un soplo o aliento. Dios 'respira' en nuestro corazón y en nuestro cuerpo, y produce, de alguna manera, el pensamiento. El mecanismo científico de esta acción no lo describe Arabi, sólo notifica reiteradamente el hecho a lo largo de todo el libro. Al inicio del capítulo 12, por ejemplo, escribe: "Dios ha sido descrito como el propietario del soplo..." "El primer aspecto al que ha concedido un consuelo por medio de su aliento, atribuido al infinitamente misericordioso, es precisamente el señorío divino."

Dios no es ninguna criatura en sí, sino que es el fenómeno que consiste en la manifestación de las formas del mundo en nuestro corazón y nuestra mente por medio del 'soplo'. De alguna manera, Dios se corresponde con la organización de nuestro psiquismo. Revela el mundo, porque toma todas las 'formas' del mundo, unifica todo lo que es pensable o imaginable. Toda 'forma' es parte de Dios. Dios unifica todo el mundo (el Todo) en su concepto de sí mismo (el Uno). Puesto que Dios es Todo, cuando se le percibe, no se puede percibir nada más, porque no hay nada más que percibir (no hay nada que sea más que el Todo, ni hay más mundo que Todo el mundo). "Tienes que saber también que Dios altísimo, como se ha dicho en el Sahih, cambia de formas en su manifestación, y que, cuando el corazón lo retiene, no retiene con él a ninguna criatura. El sentido de esto es que el corazón, cuando mira a Dios en el momento en que él se le manifiesta, no puede mirar a nada más." ...Si percibes el Todo no puedes percibir nada más, entonces el Todo es el Uno. Si percibes las razones de Dios ¿qué otras razones pueden llamar tu atención? Si concibes la forma en que funciona el mundo verdaderamente ¿qué más te puede interesar? Nada.

Nuestro corazón y nuestro psiquismo reproducen literalmente las diferentes 'formas' (ideas) del mundo en las que se manifiesta Dios. "En tanto que Dios se diferencia en su manifestación en las formas, el corazón se ensancha y encoge necesariamente a la medida de la forma en la que la manifestación divina opera, sin sobrepasarla en nada. Por el contrario, tiene exactamente su tamaño y su forma: redonda si el engaste es redondo; cuadrada, hexagonal, octogonal, etcétera, si el engaste tiene cualquiera de estas formas. Su emplazamiento en el anillo no tiene ninguna otra forma más que aquella que le es semejante."

Pero esto ocurre de manera velada. El alma de las personas sólo contempla la idea de Dios en su personal e individual profesión de fe. El Dios que vemos es el Dios en el que creemos ('el Dios de las creencias'). La verdadera acción de Dios resulta invisible a nuestra conciencia porque es la acción de nuestra propia conciencia.

Los movimientos de Dios son los mismos que los movimientos de nuestra alma, de modo que no detectamos ningún movimiento externo a nosotros mismos. Son invisibles puesto que son correlativos a los de nuestro pensamiento. Solo podemos ver 'el Dios de las creencias', un simple contenido mental como cualquier otro; no percibimos el Dios verdadero.
Explica Arabi: "Dios se manifiesta de dos maneras: una invisible y una visible. Según la manifestación invisible, Dios confiere al corazón su predisposición, y esta es la manifestación esencial la naturaleza de la cual es el misterio, es la esencia. Cuando el corazón ha adquirido esta predisposición, Dios se le manifiesta de modo visible: el corazón lo ve y él aparece entonces bajo la forma en la que se le ha manifestado. Él levanta el velo que lo separa de su servidor, de modo que éste lo ve en la forma de su profesión de fe. (...) El ojo no puede ver más que el 'Dios de las creencias'."

Según estos dos modos de manifestación de Dios, existen consecuentemente dos modos de creer en Dios: Dios como agente y Dios como idea. "Esta diferenciación de los credos es evidente. Quien condiciona a Dios (con sus creencias) lo reconoce cuando se manifiesta bajo este condicionamiento, pero lo desconoce bajo ningún otro aspecto. En cambio, quien lo declara absoluto e incondicionado no lo desconoce nunca, sino que lo reconoce en todas las formas bajo las que se diversifica. Él confiere la medida de la forma en la que se le ha manifestado, indefinidamente, porque las formas de la manifestación divina no tienen límite."

Las 'formas' de Dios (esto es, el conocimiento de los fenómenos del mundo) no tienen límite, no acaban nunca y siempre deseamos alcanzar más (Dios como agente del conocimiento). Lo mismo sucede con el conocimiento de Dios (Dios como objeto del conocimiento), pues son los dos modos de la misma realidad. "El conocimiento de Dios, como todo el conocimiento, no tiene, para el gnóstico, ningún límite donde haya de terminar. Al contrario, incluso siendo un gnóstico, éste reclama en todo momento un aumento de esta ciencia: 'Señor ¡auméntame la Ciencia! Señor ¡auméntame la Ciencia! Señor ¡auméntame la Ciencia!' dice el Corán (20, 114)."

El intelecto solo, pero, tiende a simplificar y unificar, reduce la realidad para hacerla asequible a nuestras ideas preconcebidas y crea un espejismo de control, distorsiona la realidad. El intelecto trabaja para convertirlo todo en objeto de conocimiento. La divinidad y las formas del mundo son, al contrario, infinitas y, por tanto, impredecibles para nuestro conocimiento. Es el corazón, entonces, a quien corresponde gestionar nuestro conocimiento de las infinitas formas del mundo y mantener abierto al mundo nuestro intelecto. La llamada de Dios es a los que tienen corazón, no a los que tienen sólo inteligencia. "El intelecto condiciona y reduce la manifestación (de Dios y del mundo) a una calificación única, lo que es contrario a la verdadera realidad. No se trata de una llamada para los que están dotados de intelecto, para los que profesan credos, para los que se declaran incrédulos unos a otros y se maldicen." Dice Arabi. 

Y sigue: "La divinidad profesada por el uno no tiene ningún poder sobre la profesada por el otro. El que se atiene a un credo defiende su concepción de la divinidad y rechaza cualquier otra, pero lo que contiene su credo no le es de ninguna ayuda y permanece sin efecto y carece de efecto sobre el credo del que se opone él. Del mismo modo, este oponente no debe esperar ninguna ayuda de la divinidad presente en su propio credo: no tiene defensores. Dios ha negado que las divinidades de las creencias puedan servir de ninguna ayuda cuando son consideradas separadamente. Lo que obtiene auxilio es la Síntesis, y lo que auxilia es la Síntesis..."

"Por eso el Corán dice 'hay una llamada para el que está dotado de corazón' (50, 37), porque el corazón adquiere la ciencia de los cambios de Dios en las formas esenciales, gracias a los cambios que se operan en las formas aparentes. Es a partir de 'sí mismo' (la persona) como se conoce en 'Sí mismo' (la divinidad), porque él mismo (la persona) no es otro que la Esencia de Dios."

Más allá de lo que uno piensa o cree, la realidad es la que es. Más allá de la idea de Dios que cada uno tiene (como objeto de conocimiento) Dios existe y actúa en 'nuestro corazón', y existe y actúa con total autonomía de los contenidos de estos pensamientos, pero no del acto de pensar en sí, que es algo muy diferente. Dios actúa en los cambios de nuestra alma y en la diversificación y variación de nuestros pensamientos, actúa en nuestra mente que 'produce' pensamientos diversos en el tiempo. "Nada puede existir en el universo que sea distinto de la esencia de Dios: Él es el gnóstico, el que sabe, el que se reconoce en tal forma, y él es también el que no lo es, el que no sabe, el que no se reconoce en tal otra forma. He aquí lo que es otorgado al que conoce a Dios por medio de la manifestación y de la contemplación del Ser sintético. Sus palabras 'para el que esté dotado de un corazón' aluden al que se diversifica en los cambios."
Dios actúa en las 'profesiones de fe' de todas las personas, se manifiesta en ellas por muy diferentes que sean, precisamente porque son resultado de las acciones del variable pensamiento, en las que la divinidad verdadera se expresa diversificadamente. Todos los credos son una manifestación de Dios y, por esta misma razón, no los hay que lo sean más que los demás, a la vez que todos son incompletos por el mismo motivo.

"Esta ciencia es atribuida especialmente a Shu'ayb (Jetro) con motivo del 'movimiento en todas las direcciones', cuyas ramificaciones son innumerables. Cada profesión de fe es una, y todas ellas son ramificaciones.
(...) Cuando se levante el velo, cada uno conocerá una revelación conforme a su credo. Puede ocurrir, sin embargo, que esa revelación difiera al respecto de la decisión divina, conforme a sus palabras: 'Y les mostrará de parte de Dios lo que no habían previsto'.
(...) Tratándose de la Esencia, algunos servidores decretan en sus profesiones de fe que Dios es de una manera u otra. Cuando desaparezca el velo, verán la verdadera forma de su credo. Lo que habían conseguido ligar de esta manera será desligado. El credo desaparecerá y dará lugar a una ciencia obtenida por una contemplación directa. Cuando la mirada se haya vuelto penetrante, nunca más volverá a ser débil. La diversidad de las manifestaciones en las formas hará que estos servidores vean aparecer entonces aquello que diferirá de su credo, porque las manifestaciones de Dios nunca se repiten, de modo que el versículo que dice: 'les aparecerá de parte de Dios (al respecto de la Esencia) lo que ellos no habían previsto', se verifica también a propósito de la misma."


Nuestra existencia se renueva a cada ciclo respiratorio. A cada soplo se renueva nuestra vida y nuestro pensamiento. A cada instante se renueva 'la creación de Dios' en cada uno de nosotros. A cada aliento una nueva manifestación sustituye a la anterior; y no se repiten dos manifestaciones, como no se repiten dos alientos. Ordinariamente no somos conscientes de ello y nos negamos a aceptar que nuestra existencia y nuestro psiquismo estén hechos de algo tan momentáneo y fugaz, pero lo permanente de nuestra vida y de nuestro pensamiento reside en esta continua sucesión de alientos.


"Esta progresión constante es una de las cosas más extrañas de las que el hombre no tiene conciencia debido al velo sutil y ligero y de la semejanza engañosa de las formas sucesivas. Efectivamente, el hombre ordinario no es consciente de la permanente manifestación de Dios que asegura la renovación de la creación a cada instante. Esto aparece, por ejemplo, en las palabras del Altísimo: 'cuando les sea dada una forma similar' (Corán 2, 25). Sin embargo, la una no es la otra. Para el gnóstico que sabe que son similares, dos cosas similares son necesariamente distintas.
(...) ¡Que hermoso es lo que Dios Altísimo ha dicho al respecto del mundo y de sus transformaciones a cada aliento! Él está en una nueva creación en el seno del Ser único. Ha dicho de algunos (y esto vale para la mayor parte del mundo): 'están en la confusión del hecho de una nueva creación' (Corán 50, 15), de modo que no tienen conocimiento de la renovación de la existencia a cada aliento.
(...) Ignoran que el mundo entero no es más que una reunión de accidentes y que, por consecuencia, se modifica constantemente, ya que el accidente no puede subsistir por sí mismo en dos instantes sucesivos.
(...) Deberíamos concluir, de lo que dicen, que lo que no puede subsistir en dos instantes sucesivos subsiste en dos instantes sucesivos e incluso más, y que lo que no puede subsistir por sí mismo se ha convertido en lo que puede subsistir por sí mismo. No se dan cuenta de sus contradicciones. En verdad son aquellos 'que están en la confusión del hecho de una creación nueva'.
(...) En cuanto a las personas que alcanzan la revelación intuitiva, sí ven que Dios se manifiesta en cada aliento, y que las manifestaciones divinas no se repiten nunca. Ven así, por contemplación directa, que toda manifestación aporta una creación nueva y que desaparece otra. Esta desaparición no es otra que la extinción de la vigente en el momento que la manifestación (nueva) de Dios se produce, y la permanencia se refiere a lo que aporta esta manifestación nueva. Entiende bien esto."

El mundo, en definitiva, es impredecible, se renueva a cada aliento, y cada aliento es diferente, como es distinto cada pensamiento. No se repiten nunca de manera exacta, ni los pensamientos ni las bocanadas de aire. La diversidad de los pensamientos en nuestra conciencia proviene de la diversidad del aliento ('el soplo de Dios') que hay detrás de cada una de ellos.


Ibn 'Arabî: Los engarces de las sabidurías. Traducción, edición y notas de Andrés Guijarro. Edaf. Madrid. 2009.

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’... Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. A decir verdad, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo' y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.


En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma dob…

Mente, cuerpo y entorno.

La memoria no es una copia del pasado. El pasado no está en la memoria; está tan poco en la memoria como lo está el futuro. La mente es actividad presente. Los contenidos que la mente produce, sobre lo que ya ha sucedido (el pasado) o sobre lo que puede suceder (el futuro), son el resultado o fenómeno de su actividad, no son la actividad de la mente en sí. 
No se niega la existencia de la memoria. Con algunas de nuestras experiencias quedan marcas de memoria o recuerdos, es verdad, pero que en estas marcas queramos ver la realidad o una reproducción de ella se debe al sesgo de nuestra visión antropocéntrica y psicologizante, mediante la cual sustituimos el mundo por los contenidos mentales. Nuestra mente no trabaja como un ordenador, señala R. Epstein. Nuestro cerebro, en realidad, no es un almacén de información. Nuestro cerebro, estrictamente, no procesa información, ni recupera conocimientos ni guarda recuerdos. Los construye, en todo caso. El ordenador es una burda metáfora. El cere…

Mente, tiempo y repetición.

El tiempo subjetivo no es lineal, los momentos psicológicos tienen duraciones inconstantes e imprevisibles. La causa de ello es que nuestros estados internos, que son lo que conforma el devenir de nuestra existencia, son muy inestables. No es sólo el mundo alrededor nuestro lo que cambia, sino que, incluso cuando el entorno permanece objetivamente estable, si nos dedicamos a observarlo, podremos ver que nuestra experiencia subjetiva sigue fluctuando, sin que exista un motivo externo concreto. Y también podremos ver, si somos lo suficientemente perspicaces, que para afrontar esta paradoja lo que hacemos cada uno de nosotros es buscar (y encontrar) los motivos de nuestros cambios personales en unos contenidos mentales imaginados por nuestra psicología individual. Causas aparentes, que no reales, inventadas según la situación y condición de cada uno. Ilusiones personales cotidianas. En realidad, nuestra motivación, nuestras expectativas, nuestro esfuerzo, nuestro rendimiento... son variabl…