Ir al contenido principal

El pensamiento según Servet

La mente es la facultad de pensar. Consiste, básicamente, en la capacidad de identificar elementos que son comunes y de discernir los que son diferentes, a partir de las informaciones que aportan los sentidos y la memoria. En base a este ‘escrutinio’, las ideas similares, o los elementos similares de las mismas, se combinan en ideas o elementos nuevos, se infieren unos de otros, se asocian o simplemente se mezclan o se diferencian entre sí. Explicaba Servet.
Esta actividad no se realiza en el vacío metafísico, de un modo no físico. Seguía el de Tudela. La realiza la maquinaria de la compleja red vascular del cerebro y de los nervios. (La suya era una teoría vascular del cerebro, no neurológica.) Pero aún esta maquinaria no crea tampoco la mente de la nada, no es tan mágica ni maravillosa. No es un 'motor inmóvil', no funciona de manera aislada, por sí misma, sino que es movida y se alimenta por el ‘aire-spiritus’. Este elemento material y universal tiene un ‘logos’ inherente que se 'imprime' físicamente en la maquinaria vascular según el aire aporta la energía a todos los tejidos y órganos del cuerpo, pero especialmente al cerebro, en un flujo variable, que se expresa en las idas y venidas del pensamiento, en el flujo temporal de la conciencia. Esto es lo que manifiesta Servet que hace funcionar el cerebro y la mente y lo que les confiere su dinámica fluctuante e impredecible.
No son las ideas las que rigen y gobiernan la máquina (lo cual sería una concesión a la metafísica) sino que ellas son el resultado del movimiento de la máquina. La mente no es algo autista e independiente del medio natural, no es algo cerrado en sí mismo que 'emerge' milagrosamente de una estructura orgánica, no es algo cuya explicación se agote en esta estructura, sino que, al contrario, recibe una energía y un impulso exteriores que la mueven (el aire o ‘spiritus’ de Servet ) y unos contenidos informativos, originados también en las energías sensoriales exteriores, los cuales son 'movidos' por este aire-spiritus. Es cuando se mueven los contenidos sensoriales y de la memoria que trabaja la mente, se combinan los elementos similares, se hacen inferencias, asociaciones, etc. Es cuando se piensa. La maquinaria orgánica no hace más que responder a los estímulos de la naturaleza exterior. Y la conciencia, lo que pensamos y sentimos, no es más que la manifestación temporal de este funcionamiento.
Lo emergente e imprevisible, lo maravilloso, mágico o divino de nuestra mente y de nuestra conciencia lo da el carácter velado, oculto, de la acción del ‘aire-spiritus’, el hecho de que, a pesar de que actúa de manera tan poderosa en nosotros, en realidad desconocemos como lo hace. Solo sabemos que lo hace de un modo ajeno a nuestra voluntad. De hecho, es el logos oculto del ‘aire-spiritus’ el responsable de que nos conozcamos tan poco a nosotros mismos, de que nos resultemos tan poco previsibles, de que los pensamientos y sentimientos se escapen de nuestro control como lo hacen, de que ante una situación idéntica a veces actuemos de una manera y a veces de otra completamente diferente. Porque, en efecto, en una situación o ante una tarea invariables nuestra experiencia fluctúa enormemente en el tiempo, su 'logos', las variaciones que registra, no se corresponden con el designio, mucho más rígido, de nuestra voluntad y de nuestra razón.
La motivación, las expectativas, el esfuerzo, el rendimiento... son muy variables por definición. Varían sin una causa conocida establecida. Las mismas actividades que realizamos cada día nos hacen más ganas un día que otro, o en un momento que otro, nos gustan en mayor o menor grado, las percibimos diferentes, nos cuesta más mantener la atención en ellas o menos, las realizamos mejor o peor. Exactamente la misma tarea en un momento que en otro. Y decidimos hacerla o no hacerla, modificarla, cambiar de idea, justificar una cosa u otra, opinar en algún sentido... entenderla de una manera o de la contraria... La mente es terriblemente inestable e imprevisible . El logos del aire-spiritus debe ser, en efecto, el responsable último de nuestros deseos, pensamientos y sentimientos tan variables, porque, de no existir una ‘lengua’ velada así, estos procesos mentales serían, al contrario, perfectamente previsibles. La conducta humana sería, en este caso hipotético, algo totalmente lineal y aburrido. ...Y la psicología sería una ciencia exacta. Nada más lejos de la realidad .
El impredecible e inalcanzable 'logos' se manifiesta en la actividad mental interna del sujeto, pero proviene de afuera. El cerebro es el intérprete, y el pensamiento y la conciencia son la expresión del proceso. Es el 'lenguaje del aire'. El funcionamiento mental que llamamos 'superior', a nivel del pensamiento, la conciencia y la voluntad (la actividad mental voluntaria y consciente) no agota su explicación en la capacidad de asociación de las informaciones sensoriales y de la memoria por sí solas, las cuales funcionan a un nivel 'inferior' como automatismos de la mente. El logos ‘superior’ se origina en algo mucho más fluctuante y sorprendente: en el aire de la atmósfera, establece Servet, el cual es recogido por la respiración y transportado por un sistema circulatorio que se abre en un maravilloso entramado de una filigrana de vasos y capilares que penetra todo el sistema nervioso y se confunde con él anatómica y fisiológicamente. Así el aire "alimenta el fuego de la mente". Y las variaciones en alguna dimensión de la calidad del aire, originadas fuera del cuerpo, provenientes de la atmósfera, se expresan en la calidad variable de la actividad ‘ígnea’ (metabólica) del cerebro y de la mente. La capacidad de mezclar, identificar y diferenciar contenidos, que constituye el pensamiento, y la calidad incluso moral de este pensamiento, dependen de las variaciones en alguna dimensión del aire aspirado, esto es, del ‘espíritu universal', o del ‘espíritu santo’, o de ' Dios' propiamente, en el sentido cristiano, según entiende Servet. 
A este aire-espíritu-Dios lo que lo define en esencia es que es dinámico y fluctuante en el tiempo, a momentos resulta más estimulador y a momentos menos. Da el tono de la mente consciente, y se manifiesta en la calidad de los actos que se derivan de la actividad mental dirigida y voluntaria. De este modo, 'Dios' nos 'ilumina', a momentos, para descubrir la verdad de las cosas, con la aireación, mediante los pulmones y la sangre, del espíritu ígneo del cerebro ("nuestra mente por sí misma luminosa"). Así, la inteligencia, la capacidad de penetración del pensamiento en la realidad y el entendimiento del mundo son función del 'logos del aire'. Como también lo son el tipo moral de nuestros pensamientos y actos, nuestras motivaciones y nuestros deseos.
Es cierto, se concederá por tanto, que 'Dios' rige nuestro pensamiento y nuestros actos y que nos da la inteligencia y el disfrute de entender el mundo en el que vivimos, si llamamos 'Dios' al 'logos del aire'. E, igualmente, que nuestra inteligencia es lo más 'divino' que tenemos, y que la 'virtud' humana no consiste en otra cosa que pensar y comportarse de manera inteligente, de acuerdo a este logos que nos viene dado. Y también que la inteligencia no es exactamente 'nuestra' sino que nos es prestada por la naturaleza, en realidad proviene de las energías de la naturaleza que estimulan nuestros sentidos y, sobre todo, de la energía del aire-spiritus, que estimula directamente nuestra mente y la ordena y le da la forma del discurrir de la conciencia. Y que la conciencia, en definitiva, aunque se concreta en las experiencias personales de cada cual, no pertenece en lo fundamental al individuo particular sino que es un fenómeno universal de la naturaleza... Todas estas afirmaciones que acabamos de hacer vienen a decir lo mismo, en el sentido que este pensador enunciaba que son igualmente espíritu: el aire, el pneuma, nuestros impulsos y pensamientos, nuestra inteligencia, los ángeles, Dios...

Miguel Servet logró, de un modo espectacular, la meta de elaborar una teoría completamente natural del alma humana, en términos empíricos, observables y verificables, capaz de explicar aquello que aún hoy, en el siglo XXI, constituye lo más profundo e insondable de nuestro conocimiento. Él tuvo la valentía de plantear, hace 500 años, con todo detalle y fundamentación científica, el modo concreto y llano del funcionamiento de las facultades superiores de la mente, su anatomía y fisiología, su física y psicofísica; pretendió explicar de manera empírica el alma metafísica inalcanzable de la filosofía y del cristianismo, ni más ni menos.
Sin embargo, parece que han sido 500 años de olvido de esto lo más profundo del pensamiento de Servet. De otros aspectos sí, pero de éste su principal hito intelectual no se ha hablado ni se habla como merece, como si hubiera en ello algo oscuro y sacrílego todavía, como si el fuego de la Santa Inquisición hubiera conseguido apartarlo efectivamente del entendimiento humano.
No obstante, a la idea fundamental de la existencia de algún mecanismo por el cual el elemento aéreo circundante fluctúa y actúa de forma poderosa sobre el pensamiento y la psique, otras personas le han sabido poner también palabras, en otros momentos de la historia. Originada y difundida con una franqueza y una sencillez casi inocentes en los tiempos lejanos de la Grecia presocrática, pasó a ser, unos siglos después, una idea desdibujada y soterrada. Pero el largo tiempo no la ha destruido, al contrario, parece que retorna, en una centuria u otra, con interés y evidencias renovadas, bajo el impulso de personas de pensamiento libre como Servet. 
Aún así, o precisamente por ese eterno retornar a lo largo de los milenios, uno no puede dejar de sentir, como un Hölderlin, una añoranza profunda y punzante por la era de los griegos en la que debieron existir, tenemos motivos para creer, algunos momentos de la historia ciertamente refulgentes (los de los primeros filósofos) en que ningún velo debía ocultar el alma y el espíritu humanos. ...¿O es una pura ilusión?


Servet M. Declaración sobre Jesús el Cristo, Obras Completas, II-1, Primeros Escritos Teológicos, Edición de Ángel Alcalá, Larumbe Clásicos Aragoneses, Zaragoza, 2005.

Servet M. Errores acerca de la trinidad, Obras Completas, II-1, Primeros Escritos Teológicos, Edición de Ángel Alcalá, Larumbe Clásicos Aragoneses, Zaragoza, 2005.

Servet M. La primera descripción de la circulación de la sangre, Obras Completas, III, Escritos Científicos, Edición de Ángel Alcalá, Larumbe Clásicos Aragoneses, Zaragoza, 2005.



Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’... Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. A decir verdad, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo' y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.


En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma dob…

Mente, cuerpo y entorno.

La memoria no es una copia del pasado. El pasado no está en la memoria; está tan poco en la memoria como lo está el futuro. La mente es actividad presente. Los contenidos que la mente produce, sobre lo que ya ha sucedido (el pasado) o sobre lo que puede suceder (el futuro), son el resultado o fenómeno de su actividad, no son la actividad de la mente en sí. 
No se niega la existencia de la memoria. Con algunas de nuestras experiencias quedan marcas de memoria o recuerdos, es verdad, pero que en estas marcas queramos ver la realidad o una reproducción de ella se debe al sesgo de nuestra visión antropocéntrica y psicologizante, mediante la cual sustituimos el mundo por los contenidos mentales. Nuestra mente no trabaja como un ordenador, señala R. Epstein. Nuestro cerebro, en realidad, no es un almacén de información. Nuestro cerebro, estrictamente, no procesa información, ni recupera conocimientos ni guarda recuerdos. Los construye, en todo caso. El ordenador es una burda metáfora. El cere…

Mente, tiempo y repetición.

El tiempo subjetivo no es lineal, los momentos psicológicos tienen duraciones inconstantes e imprevisibles. La causa de ello es que nuestros estados internos, que son lo que conforma el devenir de nuestra existencia, son muy inestables. No es sólo el mundo alrededor nuestro lo que cambia, sino que, incluso cuando el entorno permanece objetivamente estable, si nos dedicamos a observarlo, podremos ver que nuestra experiencia subjetiva sigue fluctuando, sin que exista un motivo externo concreto. Y también podremos ver, si somos lo suficientemente perspicaces, que para afrontar esta paradoja lo que hacemos cada uno de nosotros es buscar (y encontrar) los motivos de nuestros cambios personales en unos contenidos mentales imaginados por nuestra psicología individual. Causas aparentes, que no reales, inventadas según la situación y condición de cada uno. Ilusiones personales cotidianas. En realidad, nuestra motivación, nuestras expectativas, nuestro esfuerzo, nuestro rendimiento... son variabl…