Ir al contenido principal

La risa

Puesto que lo que las personas de nuestro entorno sienten, piensan, dicen y hacen respecto a nosotros es muy importante para nosotros mismos, y que nos resulta muy difícil predecir o controlar eso que sienten, piensan, dicen o hacen, nuestra vida en común con ellos nos obliga a mantener de continuo un nivel de expectación y atención hacia nuestros semejantes que puede llegar a ser muy agobiante. La vida en sociedad exige un constante estado de conciencia intencional, un nivel sostenido de tensión para ajustar convenientemente nuestro comportamiento al de los demás. Pero, cuando de un modo inesperado se abre una brecha y nos damos cuenta de que esa cargante realidad obedece a meras convenciones que nuestra conciencia, simplemente, reproduce, alumbramos la posibilidad de romper con ello, y se revela su lado ridículo y nos sentimos súbitamente contentos, liberados, distendidos. 
En el momento que reímos dejamos de identificarnos con ese embrollo de pensamientos y acertamos a entender que somos nosotros mismos y nuestras circunstancias quienes, al fin y al cabo, los creamos; que no son naturales y que las personas de nuestro entorno, más allá de lo que aparentan, son volubles y vulnerables como nosotros, tienen una vida interior sensible y variable como la nuestra y se deben de encontrar sometidos a las mismas tensiones y problemas que nosotros. En ese momento se abre, como un regalo, una efusiva complicidad con los demás y el mundo se vuelve un lugar mucho más agradable y cómodo. El mundo de nuestras sensaciones, sentimientos e impulsos personales, que creíamos privados e intransferibles, se abre sitio en el mundo de los otros. En ese momento dejamos de ver como una amenaza a los demás y traspasamos los límites que nos retenían, que no nos permitían ser totalmente nosotros mismos en nuestra relación con ellos. Por un tiempo al menos, disfrutamos de la convicción de que el mundo social no sigue unos derroteros ajenos a nuestro mundo personal, que las reglas que lo rigen no nos resultan extrañas y que podemos comportarnos de una manera mucho más relajada. Percibimos lo ridículo de nuestras preocupaciones viendo lo ridículo del comportamiento de los demás, viéndolos a ellos sometidos a lo mismo que nos somete a nosotros, y lo que reprimíamos en nuestra relación con ellos se libera con la risa.

En el caso del humor y la risa, se trata, como el sueño, de una dimensión de la conciencia relacionada con el ajuste a la realidad de que habla Bergson, de una disminución de la tensión de haber de tomar las decisiones correctas y ajustadas en todo momento. Pero en este caso, a diferencia del sueño, la tensión del ajuste no disminuye  por una reducción de la urgencia con la que debamos actuar, o porque consigamos poner a un lado las preocupaciones y nos desentendamos de ellas, sino que estas preocupaciones desaparecen de golpe porque, sencillamente, nos damos cuenta de golpe de que no tienen razón de ser. No es que nos desinteresemos de la realidad y entremos en una ensoñación de la razón, sino que lo que sucede es que desaparece la tensión social porque se nos abre súbitamente un mundo mucho más personal y accesible que nos ofrece posibilidades de acción en las que nosotros tenemos verdaderamente el control. 
La risa expresa el triunfo del 'yo' sobre el 'ello'. Con la risa experimentamos una repentina simpatía con lo rompedor, con lo que se sale de la norma, con lo cómico, incluso con lo ridículo, que nos permite huir con desahogo de ese entorno pesado que entre todos, aún sin pretenderlo, muchas veces creamos. 
La risa dura el momento que fijamos la atención en nuestra biología que reacciona de un modo no premeditado, ese momento que nos sumergimos en nuestra visceralidad sabiendo a los demás viscerales como nosotros. El éxtasis de la carcajada es pura complicidad descontrolada, animal, como las gallinas del gallinero que reaccionan al más leve cacareo de sus semejantes. La risa misma, en una situación de grupo, se vuelve risible, mecánica, contagiosa, un resorte que se alimenta a sí mismo.



Bergson, H. (1899). La risa. Alianza, Madrid, 2008.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La conciencia, la inteligencia y lo social.

H. Bergson Nuestra conciencia hace que tomemos unas decisiones y no otras, fija los objetivos sucesivos de nuestro día a día y de nuestra existencia, y determina así nuestra felicidad o desgracia. El signo fundamental de que tenemos control sobre nuestro entorno y de que conseguimos alcanzar nuestras metas, cuando la conciencia nos guía con éxito, es la alegría. Cuando no somos capaces de alcanzar cierto éxito y control aparecen, contrariamente, la frustración y la tristeza.  Escribía H. Bergson:  “La alegría anuncia siempre que la vida ha triunfado, que ha ganado terreno, que ha conseguido una victoria: toda gran alegría tiene un acento triunfal. En todas partes donde hay alegría, hay creación: cuanto más rica es la creación, más profunda es la alegría. La madre que observa a su hijo es alegre, ya que tiene conciencia de haberlo creado, física y moralmente. El comerciante que lleva adelante sus negocios, el dueño de fábrica que ve prosperar su industria, ¿es alegre en razó

El pneuma, el alma hipocrática.

Los hipocráticos, al ser el cuerpo y sus enfermedades su objeto de estudio, consideraban, naturalmente, el alma en términos biológicos. Su visión era 'física', en el sentido amplio que tenía la palabra en la época.  Si los pensadores presocráticos ya habían afirmado que el aire, o algo asociado a él, constituía el principio vital y anímico por excelencia, los hipocráticos planteaban el estudio sistemático de las diferentes dimensiones físicas del aire, como el viento, la temperatura y la humedad, como aquello que afecta el funcionamiento, sano y patológico, tanto del cuerpo como de la mente. Los 'Aforismos'  aluden al ' pneuma' , un concepto central de la filosofía y la medicina hipocráticas, que en el antiguo griego significaba 'soplo' o 'aire' a la vez que 'alma' o 'espíritu'. Para los hipocráticos el ' pneuma' es el aire que está dentro del cuerpo, y simplemente 'aire' cuando está fuera. El aire p

Pneuma...

El término griego ‘ pneuma ’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘ pneuma ’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘ pneuma ’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios. En hebreo, ‘ ruaj ’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como l

Orfeo: el éter y el alma

La mayoría de los estudiosos del pensamiento helénico coinciden en señalar el importantísimo influjo que tuvo Orfeo en el pensamiento de la era griega clásica. Es manifiesto que la literatura, la filosofía y sobre todo la religión griegas están compenetradas de un espíritu distintivo asociado de alguna manera con Orfeo. Orfeo es mucho más que un mago o un encantador de serpientes. Es mitad hombre mitad dios. Es un humano que conoce y posee el poder 'sobrenatural' de someter la voluntad de todas las criaturas por medio de la 'música'. Los griegos de la época, como afirma Guthrie, entendían de manera muy diferente a la nuestra la naturaleza de la música y su relación con el universo en general y con la mente humana en particular. Para ellos la mente (la voluntad, las pasiones, el pensamiento) mantenía una conexión íntima y divina con la música. La música tenía, no sólo para los órficos sino también para los que se pueden considerar sus continuadores, los pit

Los filósofos físicos: Anaxímenes.

La obra de los filósofos presocráticos a menudo ha sido interpretada, pasados los siglos, de manera muy simplista, bajo la lente de un materialismo reduccionista moderno que, en realidad, poco tiene que ver con el planteamiento original de estos pensadores antiguos. Se ha hecho, muchas veces, una lectura ingenua de sus tesis sobre los elementos de tierra, agua, aire, fuego como principios creadores y ordenadores del universo. Una visión científico-naturalista clásica de estos autores los considera los remotos iniciadores de las ciencias naturales, los planteamientos y soluciones de los cuales habrían quedado lógicamente obsoletos. Es cierto, los llamados filósofos físicos hicieron aportaciones de gran mérito a la geografía, la astronomía, la meteorología, la matemática y la biología, sin duda, pero su producción no se agota, a mi entender, en la interpretación convencional que se hace desde el prisma de las ciencias naturales modernas, como su propósito tampoco era el de hacer