Ir al contenido principal

La risa

Puesto que lo que las personas de nuestro entorno sienten, piensan, dicen y hacen respecto a nosotros es muy importante para nosotros mismos, y que nos resulta muy difícil predecir o controlar eso que sienten, piensan, dicen o hacen, nuestra vida en común con ellos nos obliga a mantener de continuo un nivel de expectación y atención activa hacia nuestros semejantes que puede llegar a ser muy agobiante. La vida en sociedad exige un constante estado de conciencia intencional, un nivel sostenido de esfuerzo y tensión para ajustar convenientemente nuestro comportamiento al de las demás personas. Pero, cuando de un modo inesperado se abre una brecha y nos damos cuenta de que esa cargante realidad obedece a meras convenciones de nuestra vida social, que son algo postizo inventado por nuestra conciencia, alumbramos la posibilidad real de romper con ello, se revela su lado ridículo y aparece un estado peculiar de conciencia: el humor, la risa. 
Cuando descubrimos que ese mundo encorsetado que construimos a partir de los usos del lenguaje y de la interacción social es producto de nuestra mente, que la realidad que vivimos no tiene por qué ser agobiante como la percibimos habitualmente, nos sentimos súbitamente contentos, liberados de la presión de tener que ajustar nuestro pensamiento a cada una de sus evoluciones. Cuando el mundo social cede ante nuestra individualidad y se desvanece la tensión del ajuste a los usos, costumbres y normas, nos distendemos moralmente con el humor y la risa.
En el momento que reímos dejamos de identificarnos con ese embrollo de pensamientos y acertamos a pensar que somos nosotros mismos y nuestras circunstancias quienes, al fin y al cabo, los creamos, que no son reales, que las personas de nuestro entorno, más allá de lo que aparentan, son volubles y vulnerables como nosotros, que tienen una vida interior sensible y variable como la nuestra y que se deben de encontrar sometidos a las mismas tensiones y problemas que los nuestros. En ese momento se abre, como un regalo, una efusiva complicidad con los demás y el mundo se vuelve un lugar mucho más agradable, en el cual nos sentimos cómodos puesto que habitamos constantemente en él; el mundo de nuestras sensaciones, sentimientos e impulsos, que creíamos privados e intransferibles, se abre sitio en el mundo de los otros. En ese estado dejamos de ver como una amenaza a los demás y traspasamos los límites que nos retenían, que no nos permitían ser totalmente nosotros mismos en nuestra relación con ellos. Por un tiempo al menos, disfrutamos de la convicción de que el mundo social no sigue unos derroteros ajenos a nuestro mundo personal, que las reglas que lo rigen no nos resultan extrañas en el fondo y que podemos comportarnos de una manera mucho más relajada. Percibimos lo ridículo de nuestras preocupaciones viendo lo ridículo del comportamiento de los demás, viéndolos a ellos sometidos a lo mismo que nos somete a nosotros, y lo que reprimíamos en nuestra relación con ellos se libera con la risa.

Se trata, como el sueño, de una dimensión de la conciencia relacionada con el ajuste a la realidad, de que habla Bergson, de una disminución de la tensión de haber de tomar las decisiones correctas en todo momento, pero en este caso no es que disminuya la tensión por una reducción de la urgencia con la que debemos responder o porque pongamos a un lado las preocupaciones y nos desentendamos de actuar, sino que estas preocupaciones desaparecen de golpe porque, sencillamente, nos damos cuenta de que no tienen razón de ser en la circunstancia en que nos encontramos. En este caso no es que nos desinteresemos de la realidad y entremos en una ensoñación de la razón, o directamente en un estado de sueño, sino que lo que sucede es que desaparece súbitamente la carga mental social porque se nos abre un mundo menos reglado, más indeterminado, más profundo y subjetivo que nos ofrece posibilidades de acción en las que nos sentimos mucho más cómodos. Es un momento de triunfo del 'yo' sobre el 'ello'. Con la risa experimentamos una repentina simpatía con lo rompedor, con lo que se sale de la norma, con lo cómico, incluso con lo ridículo, pero que nos permite huir del agobio de ese entorno pesado que entre todos, aún sin pretenderlo, muchas veces creamos. 
Lo cómico rompe las convenciones. La risa es una repentina toma de conciencia de que, más allá de lo establecido y de las apariencias, los demás son tanto o más imperfectos que nosotros y el mundo en común en realidad es permeable a nuestros sentimientos y pensamientos de modo que podemos actuar en él desde nuestra subjetividad. Al comprender que unos puros resortes sociales habían producido una tal alteración de nuestra percepción del mundo, nuestra conciencia social se relaja, la moral se explaya y la tensión se transforma en triunfante risa. 
Dura el momento que la atención se fija en el ahora, en nuestra biología que reacciona de un modo no premeditado a la situación presente: nos sumergimos completamente en esa sensación sabiendo a los demás expuestos, volubles, sensibles y permeables. Reaccionamos de un modo visceral. El éxtasis de la carcajada es pura humanidad descontrolada, más animal, como las gallinas del gallinero que reaccionan al mínimo movimiento de sus semejantes, así la risa misma, en una situación de grupo, se vuelve risible, mecánica, contagiosa, un resorte que se alimenta a sí mismo.
El humor, en definitiva, es un estado de conciencia peculiar en el que asoman, en complicidad con nuestros iguales, formas de interpretar la vida social que se salen de la norma y de la costumbre, las cuales empoderan nuestros impulsos y sentimientos más íntimos a la vez y en la misma medida que reducen o eliminan la tensión social. La risa es una sacudida visceral que desafía las convenciones y los escrúpulos sociales.


Bergson, H. (1899). La risa. Alianza, Madrid, 2008.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.

En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma doble ac…

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que, aunque no la percibamos, no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros; entre ellos hay un continuo, señala. El espacio invisible existente entre los cuerpos visibles es un continuo que, más que separarlos, media entre ellos y los comunica. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama) es una materia sutil imperceptible a nuestros sentidos que ocupa ese continuo, que abarca y toca toda la materia más tosca del mundo y que ejerce con gran eficacia una acción sobre el alma humana, pues tiene un gran parecido con ella, afirma Bruno

"El vacío, es decir un espacio sin cuerpo, no existe: un cuerpo no abandona un espacio sin ser reemplazado por otro. Ciertamente el alma abandona el cuerpo que ocupaba en vida, pero no puede abandonar el cuerpo universal -a menos que prefiramos decir que ella no puede ser abandonada por el cuer…

Ibn Arabi, el engarzador de sabidurías (II).

Según Ibn Arabi nuestras experiencias y conocimientos son puros fenómenos de nuestra imaginación. Entiende el sufí que la conciencia humana es ajena a la realidad del mundo físico, como lo es a la naturaleza de Alá; lo estrictamente físico y lo estrictamente divino nos resultan ambos inaprensibles. La realidad que experimentamos los seres humanos es pura fenomenología mental, sostiene; nos movemos en un mundo psicológico, el mundo de los nombres que las personas hemos puesto a las cosas, no el mundo de las cosas en sí.

"Tienes que saber que tú eres imaginación, y que todo lo que percibes y de lo que dices 'esto no soy yo' es (también) imaginación. Nuestra realidad personal en su totalidad es una imaginación dentro de una imaginación. En cambio, la verdadera realidad, la verdad, es Dios considerado en su esencia y en su ser, no bajo el punto de vista de sus nombres."

"Dios es como la luz que un cristal vela a la mirada y tiñe de su propio color: incoloro por sí mis…