Ir al contenido principal

Psicología y vida

Señala Henri Bergson que percibimos nuestra existencia como una secuencia de saltos de un estado psicológico a otro, aunque nuestro organismo, en realidad, funciona en un continuo sin cesuras temporales. La experiencia de la vida, o conciencia, como fenómeno de percepción que es, no toma el continuo temporal completo sino solo elementos discretos, y se manifiesta de este modo a saltos discontinuos.
Cada una de las cosas que sentimos en nuestra conciencia, según Bergson, es 'el punto mejor iluminado' de todos nuestros pensamientos, sentimientos y deseos posibles a cada situación y momento dados. Es la adecuación o idoneidad de estos pensamientos, sentimientos y deseos respecto a la situación concreta en la que nos encontramos lo que hace saltar la 'chispa' que 'ilumina' un punto concreto de la conciencia y no otro. Así, experimentamos aquellos pensamientos, de todo cuanto pueda alumbrar nuestra mente, que mejor se vinculan a la situación a la que estamos expuestos y a lo que sentimos en ese momento.
Puesto en perspectiva temporal, sin embargo, las situaciones concretas con las que nos encontramos y lo que sentimos de facto nos resultan imprevisibles. Lo concreto que sucederá en el futuro y la manera como nos sentiremos no hay manera de conocerlos. Lo intentamos de continuo con nuestras creencias, suposiciones, prejuicios, etc, que son una manera de estar expectantes, pero, a toro pasado, vemos que pocas veces consiguen su objetivo de prever lo que acaba sucediendo en el futuro. Habremos de preguntarnos entonces: si no podemos prever lo que acaba sucediendo ¿tiene sentido esforzarnos en prever lo que puede suceder?
La verdad es que nuestra vida parece inconcebible sin la expectativa continua de lo que está por venir. No podemos prever el futuro, pero podemos imaginarlo para preparar cómo vamos a encajar y a responder, no a todas las situaciones posibles, que son demasiadas y nos bloquearían, pero sí a las situaciones que creemos más probables. De hecho, lo hacemos hasta el extremo que es muy raro que lleguemos a intuir que el futuro (será tan distinto a lo que esperamos que) nos vaya a sorprender. Damos sentido a nuestra existencia y prolongamos las situaciones y momentos que vivimos proyectándolos hacia el futuro. Inevitablemente pensamos el futuro a partir de nuestros estados presentes. Prevemos panoramas posibles a partir de como nos sentimos ahora. Buscamos afinidades de lo que sentimos con lo que puede ser el futuro. Y las encontramos. De hecho muchas veces precipitamos, con nuestra conciencia, que las cosas sucedan como nosotros las pensamos o sentimos, y cerramos la puerta a los imprevistos y las sorpresas.
Más que prever el futuro mediante el puro intelecto, son nuestros estados presentes, constituidos por el fondo de sentimientos y sensaciones actuales de nuestro organismo, los que nos empujan y nos proyectan hacia el porvenir. El devenir de nuestra mente en realidad obedece mucho más a las evoluciones de nuestra biología y sensibilidad (que son el origen de nuestras motivaciones) que a las probabilidades reales de acierto de nuestras previsiones racionales.
Entonces, para conocernos a nosotros mismos, para conocer el verdadero sucederse de nuestros estados psicológicos y la fenomenología de nuestra existencia, no deberíamos obstinarnos tanto en la capacidad que tienen nuestras ideas para prever un futuro que, de todos modos, nunca acabará estrictamente sucediendo, sino en conocer la manera como se proyectan los fenómenos sensibles de nuestra biología en nuestra conciencia y determinan, no una posibilidad concreta, sino el universo de posibilidades de lo que creemos que está por suceder.
Más que la realidad exterior es nuestra biología la que cambia. Lo hace continuamente, más de lo que somos capaces de expresar.
"La existencia de que estamos más seguros y que conocemos mejor es indiscutiblemente la nuestra, porque de todos los demás objetos poseemos nociones que pueden juzgarse exteriores y superficiales, mientras que a nosotros mismos nos percibimos interiormente, profundamente. ¿Qué comprobamos entonces? ¿Cuál es, en este caso privilegiado, el sentido de la palabra 'existir'?
En primer lugar compruebo que paso de un estado a otro estado. Tengo frío o calor, estoy alegre o triste, trabajo o no hago nada, miro lo que me rodea o pienso en otra cosa. Sensaciones, sentimientos, voliciones, representaciones, tales son las modificaciones entre las que se reparte mi existencia y que la colorean alternativamente. Cambio, pues, sin cesar.
Digo, y con razón, que cambio, pero el cambio me parece residir en el paso de un estado al estado siguiente: de cada estado, considerado aisladamente, quiero creer que sigue siendo lo que es durante todo el tiempo que se produce. Sin embargo, un ligero esfuerzo de atención me revelaría que no hay afecto, representación ni volición que no se modifique en todo momento; si un estado del alma cesase de variar, su duración cesaría de transcurrir." 
 (pp.13-14)

Henri Bergson (1957): L'évolution creatrice. Recopliado y traducido al español en Memoria y vida. Madrid: Alianza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘ pneuma ’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘ pneuma ’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘ pneuma ’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios. En hebreo, ‘ ruaj ’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como l

La versión de Pitágoras

Detalle de “La Escuela de Atenas” (1510)  de Rafael, en el que aparece Pitágoras. El sistema de creencias pitagórico tiene muchos elementos en común con el órfico. A semejanza de éste, mantiene que el alma humana no es algo que se origine individualmente en el interior de las personas sino que proviene de algo común y compartido de fuera.  Pero l os pitagóricos no hacen referencia a los dioses y a la mitología de un modo tan extenso como los órficos, sino que conciben el alma como la emanación natural de un 'alma universal' que tiene su origen en el 'fuego central del universo', principio de toda la materia. El alma universal, entienden los pitagóricos, tiene la capacidad de vivificar el cuerpo humano y el de los animales; es lo que les da la vida y los 'anima'. Pero tiene también la capacidad de existir en las 'regiones etéreas' sin estar unida a ningún cuerpo. Los pitagóricos, como los órficos, sostienen la universalidad y la inmortalida

Los filósofos físicos: Diógenes de Apolonia.

El último cronológicamente de los filósofos físicos, Diógenes de Apolonia, hacia el 430 a. C., tiraba por el mismo camino que sus antecesores y sostenía de una manera explícita que el aire es el principio de todas las cosas y del alma humana.  Se conservan únicamente fragmentos de su obra 'Sobre la naturaleza' , que fueron recogidos por Simplicio. Pero, si hacemos caso de las citas a las que alude su recopilador, parece que habría escrito algunos libros más: uno 'Contra los sofistas' , uno 'Sobre meteorología' , y uno sobre medicina que se habría titulado 'Sobre la naturaleza del hombre' , al que Galeno haría referencia cuando manifestaba que Diógenes había compilado las enfermedades y sus causas y remedios en un tratado; lo mismo que Aristóteles, quien afirmaba que Diógenes había escrito una "precisa anatomía de las venas". Todo indica que Diógenes de Apolonia era médico de profesión y que habría publicado, en efecto, ese tratado de med

Los filósofos físicos: Demócrito.

No muy lejos de la línea de Heráclito i ampliando el atomismo de Leucipo, Demócrito, hacia el 460 antes de Cristo, enseñaba que el alma humana era una sustancia formada por unos átomos muy sutiles y de forma esférica que eran iguales o muy parecidos a los del fuego. Demócrito consideraba que por razón de su sutilidad y esfericidad estos átomos aportaban el movimiento perpetuo y el calor característicos tanto del fuego como del alma. El alma, para Demócrito, es un cuerpo dinámico y volátil que actúa sobre el cuerpo pesado y grosero que es nuestro organismo. Esta alma espirituosa y vivaz se difunde por todos los tejidos del organismo y produce las funciones vitales propias de los diferentes órganos y miembros. El pensamiento, la conciencia y la sensación son fruto de la disposición de estos átomos etéreos y esféricos por todo el cuerpo, las inestables combinaciones de los cuales explicarían el devenir inconstante del psiquismo. Los átomos del alma tienen un movimiento circulatorio

¿Materialismo?

Al contrario de lo que puede parecer, la concepción  materialista  monista  del alma no ha vuelto a prevalecer desde los tiempos de los antiguos filósofos jónicos. No ha triunfado ni siquiera al amparo de la moderna ciencia positiva. A partir de Descartes la ciencia y la filosofía perdieron casi del todo la perspectiva del análisis científico del alma. Desde entonces se ha venido sosteniendo la idea de que el alma es una entidad metafísica el estudio de la cual no está al alcance de la razón ni del conocimiento científico, y que sólo podemos aproximarnos a ella por la fe, la religión o la espiritualidad. De alguna manera, se llegó a un pacto implícito, que todavía se sostiene, entre la ciencia y la religión en el sentido de delimitar sus campos de conocimiento y de no interferir ni molestarse mutuamente. Los fisiólogos, a lo largo de los siglos XIX y XX, limitaron el alcance de su ciencia reduccionista al estudio de los aspectos orgánicos del comportamiento: las respuestas reflejas e