Ir al contenido principal

Psicología y vida


Percibimos nuestra existencia como una secuencia de saltos en el tiempo de un estado psicológico a otro. Cada estado es el 'punto mejor iluminado' de todos nuestros pensamientos, sentimientos y deseos posibles a cada momento dado. Y es su adecuación o idoneidad respecto a la situación lo que hace saltar la chispa, que ilumina un 'punto' concreto y no otro. Así, lo que aparece en nuestra conciencia es aquello, de cuanto contiene nuestra mente, que mejor se vincula a la situación a la que estamos expuestos a cada momento.

Pero las situaciones con que nos encontramos con frecuencia resultan imprevisibles. Lo concreto que ha de suceder no hay manera de conocerlo, aunque lo intentamos de continuo con nuestras creencias, suposiciones, prejuicios, etc, que son una manera de estar expectantes, pero que, a toro pasado, vemos que pocas veces consiguen su objetivo de prever el futuro. De modo que, si no podemos prever lo que acaba estrictamente sucediendo ¿tiene sentido plantearnos qué va a suceder? No podemos dejar de hacerlo, lo hacemos siempre, de hecho. No podemos prever el futuro pero sí preparar cómo vamos a responder y cómo vamos a percibir por nuestra parte, si no todas las situaciones posibles, al menos las situaciones que creemos más probables, aunque en el fondo sepamos que el futuro nos acabará sorprendiendo. Estamos en continua alerta expectante, sin remedio, en cuanto a lo que el entorno nos va a deparar.
Por lo que respecta al mundo interior, del fondo de sentimientos y sensaciones que se originan en el funcionamiento interno de nuestro cuerpo, solo podemos decir que siguen las leyes y los tiempos propios de la biología. Los diferentes procesos vitales evolucionan de manera muy diversa y escapan a nuestra capacidad de control. Lo más que sabemos es que el tiempo en ellos no es uniforme sino todo lo contrario: progresan con gran variabilidad, en forma de impulsos, pulsos, ciclos...
Entonces, para conocernos a nosotros mismos, para conocer el sucederse de nuestros estados psicológicos, la fenomenología de nuestra existencia, nos urge conocer la manera como funciona nuestro cuerpo, la biología, pero no ya en sí misma, sino en cuanto a los fenómenos sensoriales y conscientes que produce: Existencia es igual a vida.

"La existencia de que estamos más seguros y que conocemos mejor es indiscutiblemente la nuestra, porque de todos los demás objetos poseemos nociones que pueden juzgarse exteriores y superficiales, mientras que a nosotros mismos nos percibimos interiormente, profundamente. ¿Qué comprobamos entonces? ¿Cuál es, en este caso privilegiado, el sentido de la palabra 'existir'?
En primer lugar compruebo que paso de un estado a otro estado. Tengo frío o calor, estoy alegre o triste, trabajo o no hago nada, miro lo que me rodea o pienso en otra cosa. Sensaciones, sentimientos, voliciones, representaciones, tales son las modificaciones entre las que se reparte mi existencia y que la colorean alternativamente. Cambio, pues, sin cesar.
Digo, y con razón, que cambio, pero el cambio me parece residir en el paso de un estado al estado siguiente: de cada estado, considerado aisladamente, quiero creer que sigue siendo lo que es durante todo el tiempo que se produce. Sin embargo, un ligero esfuerzo de atención me revelaría que no hay afecto, representación ni volición que no se modifique en todo momento; si un estado del alma cesase de variar, su duración cesaría de transcurrir.
Pero resulta cómodo no prestar atención a este cambio ininterrumpido, y notarlo solo cuando crece los suficiente para imprimir al cuerpo una nueva actitud, y a la atención una dirección nueva. En ese preciso instante encontramos que hemos cambiado de estado. La verdad es que se cambia sin cesar, y que el estado mismo es ya cambio.
Porque cerramos los ojos a la incesante variación de cada estado psicológico, nos vemos obligados, cuando la variación se ha hecho tan considerable que se impone a nuestra atención, a hablar como si un nuevo estado se hubiera yuxtapuesto al precedente. De ése suponemos que, a su vez, permanece invariable, y así consecutiva e indefinidamente. La aparente estabilidad de la vida psicológica radica, por tanto, en que nuestra atención se fija sobre ella mediante una serie de actos discontinuos (en el tiempo): donde no hay más que una suave pendiente, siguiendo la línea quebrada de nuestros actos de atención, creemos percibir los peldaños de una escalera. Cierto que nuestra vida psicológica está llena de imprevistos. Surgen mil incidentes que parecen cortar con lo que les precede sin por ello vincularse a lo que les sigue. Pero la discontinuidad de sus apariciones destaca sobre la continuidad de un fondo sobre el que se dibujan y al que se deben los intervalos mismos que les separan: son los golpes de timbal que estallan de cuando en cuando en la sinfonía. Nuestra atención se fija en ellos porque le interesan más, pero cada uno de ellos es llevado por la masa fluida de nuestra existencia psicológica completa. Cada uno de ellos no es más que el punto mejor iluminado de una zona inestable que comprende todo cuanto sentimos, pensamos, queremos, todo cuanto en última instancia somos en un momento dado. Es esta zona entera la que en realidad constituye nuestro estado. Ahora bien, de los estados así definidos puede decirse que no son elementos distintos. Se continúan los unos a los otros en un curso sin fin." (pp.13-15)


Henri Bergson (1957): L'évolution creatrice. Recopliado en Memoria y vida. Madrid: Alianza.




Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’... Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. A decir verdad, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo' y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.


En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma dob…

Mente, cuerpo y entorno.

La memoria no es una copia del pasado. El pasado no está en la memoria; está tan poco en la memoria como lo está el futuro. La mente es actividad presente. Los contenidos que la mente produce, sobre lo que ya ha sucedido (el pasado) o sobre lo que puede suceder (el futuro), son el resultado o fenómeno de su actividad, no son la actividad de la mente en sí. 
No se niega la existencia de la memoria. Con algunas de nuestras experiencias quedan marcas de memoria o recuerdos, es verdad, pero que en estas marcas queramos ver la realidad o una reproducción de ella se debe al sesgo de nuestra visión antropocéntrica y psicologizante, mediante la cual sustituimos el mundo por los contenidos mentales. Nuestra mente no trabaja como un ordenador, señala R. Epstein. Nuestro cerebro, en realidad, no es un almacén de información. Nuestro cerebro, estrictamente, no procesa información, ni recupera conocimientos ni guarda recuerdos. Los construye, en todo caso. El ordenador es una burda metáfora. El cere…

Mente, tiempo y repetición.

El tiempo subjetivo no es lineal, los momentos psicológicos tienen duraciones inconstantes e imprevisibles. La causa de ello es que nuestros estados internos, que son lo que conforma el devenir de nuestra existencia, son muy inestables. No es sólo el mundo alrededor nuestro lo que cambia, sino que, incluso cuando el entorno permanece objetivamente estable, si nos dedicamos a observarlo, podremos ver que nuestra experiencia subjetiva sigue fluctuando, sin que exista un motivo externo concreto. Y también podremos ver, si somos lo suficientemente perspicaces, que para afrontar esta paradoja lo que hacemos cada uno de nosotros es buscar (y encontrar) los motivos de nuestros cambios personales en unos contenidos mentales imaginados por nuestra psicología individual. Causas aparentes, que no reales, inventadas según la situación y condición de cada uno. Ilusiones personales cotidianas. En realidad, nuestra motivación, nuestras expectativas, nuestro esfuerzo, nuestro rendimiento... son variabl…