Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Mente, cuerpo y entorno.

La memoria no es una copia del pasado. El pasado no está en la memoria; está tan poco en la memoria como lo está el futuro. 
La mente es actividad presente. Los contenidos que produce, los pensamientos, sobre lo que ha sucedido (el pasado) o sobre lo que puede suceder (el futuro), son el resultado o fenómeno de su actividad, no son la actividad de la mente en sí. El pasado y el futuro son los objetos del pensamiento pero no el acto de pensar.

No se niega la existencia de la memoria. Con algunas de nuestras experiencias quedan marcas de memoria o recuerdos, es verdad, pero que en estas marcas queramos ver la realidad o una reproducción de ella se debe al sesgo de nuestra visión antropocéntrica y psicologizante, mediante la cual sustituimos el mundo por los contenidos mentales. Nuestra mente no trabaja como un ordenador, como señala R. Epstein. Nuestro cerebro, en realidad, no es un almacén de información. El cerebro no es la máquina creada estrictamente para guardar y procesar información…

Psicología y vida

Señala H. Bergson que percibimos nuestra existencia como una secuencia de saltos en el tiempo de un estado psicológico a otro, aunque en realidad nuestra vida, el funcionamiento de nuestro cuerpo y de nuestro cerebro, es un continuo sin interrupciones. La experiencia de la vida es un fenómeno de percepción y, como tal, funciona con contenidos discretos, a saltos de un objeto a otro. 
Cada uno de estos estados psicológicos que percibimos, según Bergson, sería el 'punto mejor iluminado' de todos nuestros pensamientos, sentimientos y deseos posibles a cada situación y momento dados. Es la adecuación o idoneidad de estos pensamientos, sentimientos y deseos respecto a la situación concreta lo que hace saltar la chispa, la cual 'ilumina' un punto concreto y no otro. Así, lo que aparece en nuestra conciencia es aquello, de cuanto contiene nuestra mente, que mejor se vincula a la situación a la que estamos expuestos a cada momento.

Pero las situaciones con que nos encontramos, e…

Marco Aurelio. El guía interior.

En los años de tu vida, si no quieres vivir en desgracia debes encontrar tu camino, la razón verdadera de tu existencia, y no depender de lo que los demás piensen, digan o hagan. Hay que tener claras las ideas de qué quieres, huir de las distracciones y no actuar por hipocresía o egoísmo creyendo adecuarte a las ‘almas’ de los demás, las cuales probablemente desconoces, si todavía no conoces bien la tuya. Ésta es la dirección en la que debes trabajar, advierte Marco Aurelio en sus Meditaciones, si quieres vivir tu vida y no simplemente sobrevivir. Es tu alma a la que debes encontrar y a la que debes seguir; debes respetar ante todo la que te pertenece a ti y no depender del alma de los demás. Es necesario que conozcas primero los movimientos de la tuya y a partir de éstos podrás entender después la de los demás. La principal meta de nuestra vida, defiende Aurelio, es conocer nuestra naturaleza real y su encaje en la naturaleza de las demás personas.
"¡Te afrentas, te afrentas, alma…