Ir al contenido principal

La máquina más sofisticada

Decía H. Bergson “el espíritu abarca el pasado, mientras que el cuerpo está confinado en un presente que incesantemente vuelve a comenzar". 
Nuestra mente maneja recuerdos del pasado aunque funciona, como todo, en el presente. Toda acción, del tipo que se trate, ocurre necesariamente en el presente. El presente es la realidad pura, es lo que sucede ahora mismo, pero, paradójicamente, a ese presente y a esa realidad no los podemos razonar con objetividad pues nuestro pensamiento está contaminado por los recuerdos y los conocimientos que hemos ido fijando en el pasado. 
La memoria condiciona nuestra percepción y nuestro juicio de los objetos y de los acontecimientos que suceden. Sin embargo todo lo real ocurre ahora mismo, en un presente que incesantemente se renueva y vuelve a comenzar. De modo que la realidad o actualidad siempre va por delante de nuestro pensamiento y siempre interpretamos lo nuevo a partir de lo viejo, con lo que estamos abocados al error sistemático y continuo. Vamos siempre a regazo del tiempo, desfasados con la realidad; la vida nos exige un esfuerzo continuo de adaptación a lo que ella y el mundo imponen, dentro y fuera de nuestro cuerpo: éste es el motor de nuestra conciencia. Nuestra biografía entera se desenvuelve en el intento perenne de ajuste a la realidad y de anticipación a lo que sucede o puede suceder.

El presente es la duración precisa de los fenómenos, la duración de los sucesos a nuestro alrededor y de nuestro propio cuerpo. El presente exacto es presentación, no representación: es pura actividad instantánea. El presente es sensibilidad y es biología; en ningún otro sitio que en el presente están las acciones y las sensaciones de nuestro variable organismo. 
La actividad de la mente, estrictamente, no es codificable a la propia mente, no es susceptible de ser retenida como recuerdo. Se trata de una realidad primaria, totalmente animal, una pura sucesión de sensibilidades que se escapa a nuestro entendimiento, pero que moldea nuestra conciencia, conforma los estados o momentos a partir de los que desplegamos nuestra percepción del mundo. Afecta nuestros pensamientos, los impulsa, los hace sucederse, pero no es uno de ellos. Estos variables estados internos afectan todo el funcionamiento psicológico: la memoria, el pensamiento, las emociones, pero difícilmente son representables (¿cómo puede representarse medianamente una sensación o un sentimiento?). Están al margen de la asociación de ideas y de la lógica de la mente, de la propia psicología. No son recuerdos ni ideas, no son información (¿cómo podemos pensar una sensación o un sentimiento si no está presente?). Simplemente los sentimos, y cambian toda nuestra percepción del mundo según la forma y el grado en que están presentes. Son algo muy primario. Son cómo nos sentimos a cada momento. Son el precio que pagamos por ser entes biológicos, por estar vivos. Son la especificidad de nuestro organismo a cada momento de nuestra existencia. Son lo que siempre nos diferenciará de la inteligencia artificial más sofisticada que pueda existir, de todo aquello que no disponga de sensibilidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios.

En hebreo, ‘ruaj’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como la tiene también…

La versión de Pitágoras

El sistema de creencias pitagórico tiene muchos elementos en común con el órfico. A semejanza de éste, mantiene que el alma humana no es algo que se origine individualmente en el interior de las personas sino que proviene de algo común y compartido de fuera. Pero los pitagóricos no hacen referencia a los dioses y a la mitología de un modo tan extenso como los órficos, sino que conciben el alma como la emanación natural de un 'alma universal' que tiene su origen en el 'fuego central del universo', principio de toda la materia.
El alma universal, entienden los pitagóricos, tiene la capacidad de vivificar el cuerpo humano y el de los animales; es lo que les da la vida y los 'anima'. Pero tiene también la capacidad de existir en las 'regiones etéreas' sin estar unida a ningún cuerpo. Los pitagóricos, como los órficos, sostienen la universalidad y la inmortalidad del alma. Todo en la naturaleza está 'animado', tiene alma o está tocado o bañado por el …

La raíz de la conciencia

El discurrir de aquello interno que sentimos de nuestro cuerpo, a diferencia de los acontecimientos del exterior, nos resulta prácticamente inenarrable, pues la actividad de nuestro organismo, aunque nos ofrece un flujo continuo de sensaciones, no es información procesable en su mayor parte, no es susceptible de ser tratada como una representación o un dato. Sucede que la fisiología de uno es inefable para uno mismo; aunque se la siente, no entra en los circuitos de memoria, es sensibilidad que simplemente va pasando, incapaz de reproducirse o representarse a sí misma. Lo que representa y lo representado son necesariamente cosas distintas; nada se reproduce o representa a sí, solo se 'presenta', existe en sí. De modo que no es nuestra mente sino el mundo exterior quién aporta los objetos susceptibles de ser representados, conocidos, recordados; por esto pensamos y razonamos el mundo, no a nosotros mismos, a nosotros simplemente nos sentimos.

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que, aunque no la percibamos, no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros; entre ellos hay un continuo, señala. El espacio invisible existente entre los cuerpos visibles es un continuo que, más que separarlos, media entre ellos y los comunica. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama) es una materia sutil imperceptible a nuestros sentidos que ocupa ese continuo, que abarca y toca toda la materia, y que ejerce con gran eficacia una acción sobre el alma humana, pues tiene un gran parecido con ella, afirma Bruno

"El vacío, es decir un espacio sin cuerpo, no existe: un cuerpo no abandona un espacio sin ser reemplazado por otro. Ciertamente el alma abandona el cuerpo que ocupaba en vida, pero no puede abandonar el cuerpo universal -a menos que prefiramos decir que ella no puede ser abandonada por el cuerpo universal-. Está…

Marco Aurelio. El guía interior.

En los años de tu vida, si quieres vivir con verdadera libertad, debes encontrar tu propio camino, la razón de tu existencia, y no depender de lo que los demás piensen, digan o hagan. Has de tener claras las ideas de qué quieres, huir de las distracciones y no actuar por hipocresía o egoísmo creyendo adecuarte a las almas de los demás, las cuales desconoces si no conoces la tuya. Ésta es la dirección en la que debes trabajar, advierte Marco Aurelio en sus Meditaciones, si quieres vivir y no simplemente sobrevivir. Es tu alma la que debes encontrar y a la que debes seguir; debes respetar ante todo lo que te pertenece a ti y no depender de lo que no es propio tuyo sino de los demás. Es necesario que conozcas primero los movimientos de tu alma, y a partir de éstos podrás entender la de tus semejantes. La principal meta de nuestra vida es conocer nuestra naturaleza real.

"¡Te afrentas, te afrentas, alma mía! Y ya no tendrás ocasión de honrarte. ¡Breve es la vida para cada uno! Tú, prác…