Ir al contenido principal

La conciencia

Todos tenemos una idea de lo que es la conciencia, pero no resulta fácil dar una definición. La conciencia sería aquello que afirmamos que está presente en nuestra mente a cada momento en nuestra experiencia. Se puede decir que se trata de un conocimiento práctico sobre el mundo que nos rodea y sobre nosotros mismos, el cual utilizamos para tomar decisiones. La conciencia es algo totalmente personal, que solamente nosotros podemos experimentar y a partir de lo cual tomamos nuestras propias decisiones. Es el conocimiento sobre nosotros y nuestra situación en el momento presente, que nos sitúa en el mundo y orienta nuestro comportamiento. Es lo que nos define como sujetos de nuestras sensaciones, conocimientos y acciones.

La memoria es una condición necesaria de la conciencia, pues sin memoria no existe ningún tipo de conocimiento ni tampoco, por tanto, conciencia. Decía Bergson que la memoria es, efectivamente, el rasgo más evidente de la conciencia: “Conciencia significa en primer lugar memoria. La memoria puede carecer de amplitud; puede abrazar solo una pequeña parte del pasado; puede no retener más que lo que acaba de suceder; pero la memoria está ahí, o bien entonces la conciencia no lo está. Una conciencia que no conservara nada de su pasado, que se olvidará sin cesar de sí misma, perecería y renacería a cada instante.”
La conciencia es la actualización de la memoria en el presente. No tiene por qué ser amplia pero debe de existir algo de memoria, aunque sea solo de lo que acaba de suceder ahora mismo, para que haya conciencia. Si no se conserva nada, no existe un momento de conciencia; no existe la conciencia ni existe siquiera el 'momento' (la experiencia del instante), que vienen a ser lo mismo.
Pero, más que el contenido en sí mismo de los recuerdos del pasado, la conciencia es la acción que realizo en el presente de traer al pensamiento estos contenidos; es hacer presente en el pensamiento el pasado; es una acción. Las acciones de la conciencia son siempre en el presente, como cualesquiera otras acciones; no puede ser de otra manera. Pero la acción de la conciencia está orientada al futuro y esto es fundamental. Lo que puede suceder en un futuro más o menos inmediato es el motor de la conciencia, es lo que la atrae y la fija a unos u otros aspectos del mundo que nos rodea. La conciencia se inclina al futuro, dirige la atención a lo que pensamos que vaya a suceder, a las diferentes posibilidades; nos mantiene expectantes sobre lo que pueda ocurrir. La conciencia es, en definitiva, la acción que realizo en el presente de actualizar lo que sé del pasado en expectativa de lo que está por venir (el futuro). Es la acción que realizo en el presente de producir unos pensamientos prácticos para desenvolverme e influir en los sucesos de mi entorno

Decía Bergson: “Toda conciencia es anticipación del porvenir. Consideren la dirección de vuestro espíritu en cualquier momento: encontrarán que se ocupa de lo que es, pero en vista sobre todo de lo que va a ser. La atención es una expectativa, y no hay conciencia sin una cierta atención a la vida. El porvenir está ahí; nos llama, o más bien nos atrae hacia él: esta tracción ininterrumpida, que nos hace avanzar sobre el camino del tiempo, es causa también de que actuemos de manera continua. Toda acción es una superposición con el porvenir.”
Lo que nos atrae, lo que llama continuamente nuestra atención, es lo que pueda suceder. Nos anticipamos continuamente al futuro, y lo hacemos en función de lo que sabemos-conocemos-entendemos-creemos que ha pasado o está pasando. Nos atrae lo que es más inmediato y lo más relevante, lo que es más 'urgente'. La conciencia es la atención a la vida y al porvenir, y constituye un mecanismo básico de nuestro psiquismo y de nuestra conducta.
Cualquier acción nuestra obedece a una hipótesis que realizamos sobre el porvenir, se adelanta y se superpone a él, lo condiciona a partir de lo que conocemos y de lo que decidimos.
Retener lo que ya no es, anticiparse sobre lo que aún no es, esta es la primera función de la conciencia. Para ella no habrá presente, si el presente se redujera al instante matemático. Ese instante no es más que el límite, puramente teórico, que separa el pasado del futuro; en rigor puede ser concebido, jamás es percibido; cuando creemos sorprenderlo, ya está lejos de nosotros. Lo que de hecho percibimos, es cierto espesor de duración que se compone de dos partes: nuestro pasado inmediato y nuestro futuro inmediato. Sobre ese pasado estamos apoyados, sobre ese porvenir estamos inclinados; apoyarse e inclinarse es así lo propio de un ser consciente.”
Las acciones mentales, como todas las acciones, se realizan en este presente puro, en el límite exacto entre el pasado y el futuro, pero los resultados de estas acciones, los contenidos mentales, se refieren al pasado y al futuro, más o menos próximos a este presente puro, pero nunca exactamente coincidentes con ese instante cero, que es el instante de la acción y no todavía de su resultado, una especie de punto ciego del tiempo y del psiquismo.
A cada instante nuestra conciencia elabora nuestra manera personal de estar en el mundo, crea 'un grosor en el tiempo', crea un pasado y un futuro personales más allá del instante inaprensible, crea una singularidad de las interpretaciones posibles del mundo.

Si la conciencia es atención a la vida ¿no habríamos de entender que todo ser vivo podría tener conciencia? Se pregunta Bergson. Todos los seres vivos tienen vida por definición, tienen un pasado y un futuro, una causa y un efecto en las acciones que realizan en el presente en relación con su medio. En el hombre la conciencia está indiscutiblemente ligada al cerebro: pero ¡cuidado! no se sigue de ello que la existencia de un cerebro sea una condición necesaria de la conciencia, como el estómago no es una condición necesaria para la digestión en seres simples que, de hecho, no disponen de estómago ni siquiera de órganos diferenciados, como la ameba, aunque sí digieren alimentos.
Como la digestión no implica solo la participación del estómago, la conciencia no implica solo la participación del cerebro. En ambos casos parece que intervienen además elementos y procesos vitales más simples, más allá del órgano concreto.
En rigor, todo lo que es vivo podría ser consciente: la conciencia es coextensiva con la vida, defiende Bergson. En los seres vivos inferiores, que no disponen de cerebro, tendría que haber alguna forma de conciencia, aunque seguramente muy diferente a la nuestra, que se confundiría con los procesos biológicos más simples de la vida de estos organismos. Se trataría de “una conciencia difusa, confusa, reducida a poca cosa, aunque no reducida a nada”, señala Bergson.
Además del cerebro existen centros y vías nerviosos más simples, otros tejidos o masas orgánicas mucho más primitivos, en el hombre y en los demás animales, que sin duda interactúan con el medio externo, que retienen algún tipo de información y que actúan en ciertas circunstancias y ante ciertos elementos del entorno. Se trata de formas de conciencia más rudimentarias o menos, pero conciencia al fin y al cabo pues tienen los elementos fundamentales de ésta.
El cerebro no es un órgano aislado del resto del cuerpo, al contrario es un órgano integrador del resto del cuerpo (interocepción) que funciona integrando a su vez las energías y estímulos del medio exterior (exterocepción). Nuestro organismo funciona como un todo, y, por tanto, nuestra conciencia funciona con todo él, no solo con el cerebro.

La conciencia, como vemos, tiene la función de la decisión y la elección. En todos los seres vivos la conciencia es lo que, a partir del conocimiento del pasado y anticipando el futuro, elige la acción a realizar a cada momento del presente. “Para elegir hace falta pensar en aquello que se podrá hacer y rememorar las consecuencias de aquello que se ha hecho; hace falta prever y hace falta recordar.” Ello ocurre a diferentes niveles de complejidad, según la complejidad de los organismos, por supuesto.
Los seres vivos eligen, que es lo mismo que decir que crean su propio futuro, señala Bergson. Con sus decisiones influyen sobre su futuro. La conciencia crea una zona de indeterminación alrededor del ser vivo. Cuanta más conciencia, mayor es la indeterminación (o libertad) del ser, mayor es su creatividad. La conciencia es la capacidad de elegir ante una situación a la que el sujeto atiende y responde de manera individualizada en función de su experiencia e inteligencia. Es la capacidad de romper el determinismo del mundo exterior en base a la actividad interior de un organismo más o menos complejo que actúa consecuentemente con mayor o menor número de grados de libertad.


Henri Bergson, La energía espiritual.


Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’... Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. A decir verdad, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo' y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.


En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma dob…

Orfeo: el éter y el alma

La mayoría de los estudiosos del pensamiento helénico coinciden en señalar el importantísimo influjo que tuvo Orfeo en el pensamiento de la era griega clásica. Es manifiesto que la literatura, la filosofía y sobre todo la religión griegas están compenetradas de un espíritu distintivo, asociado de alguna manera con Orfeo. Orfeo es mucho más que un mago o un encantador de serpientes. Es mitad hombre mitad dios. Es un humano que conoce y posee el poder 'sobrenatural' de someter la voluntad de todas las criaturas, animadas e inanimadas, por medio de la 'música'. Los griegos de la época, como afirma Guthrie, entendían de manera muy diferente a la nuestra la naturaleza de la música y su relación con el universo en general y con la mente humana en particular. Para ellos la mente (la voluntad, las pasiones, el pensamiento) mantenía una conexión íntima y divina con la música. La música tenía, no sólo para los órficos sino también para los que se pueden considerar sus continuado…

Mente, tiempo y repetición.

El tiempo subjetivo no es lineal, los momentos psicológicos tienen duraciones inconstantes e imprevisibles. La causa de ello es que nuestros estados internos, que son lo que conforma el devenir de nuestra existencia, son muy inestables. No es sólo el mundo alrededor nuestro lo que cambia, sino que, incluso cuando el entorno permanece objetivamente estable, si nos dedicamos a observarlo, podremos ver que nuestra experiencia subjetiva sigue fluctuando, sin que exista un motivo externo concreto. Y también podremos ver, si somos lo suficientemente perspicaces, que para afrontar esta paradoja lo que hacemos cada uno de nosotros es buscar (y encontrar) los motivos de nuestros cambios personales en unos contenidos mentales imaginados por nuestra psicología individual. Causas aparentes, que no reales, inventadas según la situación y condición de cada uno. Ilusiones personales cotidianas. En realidad, nuestra motivación, nuestras expectativas, nuestro esfuerzo, nuestro rendimiento... son variabl…