Ir al contenido principal

Carta a Cerverí. La influencia del aire.

Debería haber precisado más el título de lo que te envié. En lugar de decir 'Un alma física pero no orgánica' debería decir 'Un alma física pero no exclusivamente orgánica'. ¡Claro que somos orgánicos! Lo que yo digo es que ciertos estados de conciencia no dependen tanto de nuestro cuerpo en sí como de ciertas fluctuaciones de la presión atmosférica (esto es: el aire, el 'pneuma') que lo afectan. Mi planteamiento en el fondo es conductista, estímulo-respuesta. El estímulo es la fluctuación de la presión del aire. La respuesta es el estado de conciencia: el tipo de actividad mental, la intensidad de esta actividad mental, la disposición motivacional y emocional (podría guardar relación con el pensamiento planificador / meditativo del que habla Heidegger). 
Propongo que nuestro estado mental no depende tanto de los contenidos mentales como de un mecanismo ciertamente orgánico (respiratorio, circulatorio y neuronal) de tipo reflejo, que sería sensible a las fluctuaciones de la presión del aire. Este mecanismo sería una estructura biológica que varía en función de las evoluciones de la presión atmosférica, a las que sería sensible. Sería un órgano sensorial, ni más ni menos.
¿Me habré pasado? Puede ser, pero esto es lo que creo. Esta es el alma de los materialistas griegos. E incluso, si nos aliamos con Miguel Servet, la de los textos bíblicos. El alma no es sólo lo que nos da la vida al nacer, o lo que hace funcionar y mover nuestros órganos biológicos. Estarás de acuerdo conmigo en que el concepto de alma ha tenido siempre un significado sobre todo mental y que muy a menudo los términos de alma y mente los podemos emplear de manera intercambiable. Y el concepto de alma incluye también el estado de ánimo. Los afectos, los estados de ánimo y el pensamiento son prácticamente una misma cosa, si seguimos a Heidegger (y el sentido común).
De modo que el pneuma, el viento, el soplo... las fluctuaciones de la presión del aire, en su devenir temporal dan forma, por un mecanismo psicofisiológico, a nuestros variables estados mentales, estados de ánimo, disposiciones... El alma no es algo que se origine y exista encerrada dentro del organismo sino que proviene de afuera. No emerge de forma autógena de nuestros tejidos orgánicos, como parece presuponer la ciencia actual. Yo no creo en la existencia de un cerebro autónomo y mágico.
El pensamiento, la actividad de la mente en general, no tiene su origen en sí mismo, no se explica por sí mismo. Los contenidos de nuestros pensamientos, evidentemente, son diferentes de una persona a otra o de un momento a otro, porque tenemos experiencias diferentes. Pero el pensamiento no se mueve sólo por asociación de ideas o por la percepción. No podemos explicar todo el discurrir de nuestras ideas por una asociación entre ellas, según sus semejanzas y diferencias. Ni tampoco lo podemos explicar por lo que captamos a través de la percepción en sus modalidades sensoriales clásicas: vista, oído, tacto... La vida, creo, sería muy previsible y aburrida, y la psicología sería una ciencia exacta, en este supuesto. Hay más variabilidad que ésta. Está el elemento anímico del que hablan los griegos antiguos, que actúa por las estructuras del organismo y que es universal y común a todos los individuos, que se oculta detrás de las variaciones del aire. Este elemento se convierte, de alguna manera, en nuestra conciencia o estado mental junto con los contenidos concretos de nuestra experiencia, a los cuales estimula y organiza, interfiriendo en las leyes asociacionistas del pensamiento y de la percepción.

Esta 'alma' o 'influencia del aire' constituiría una modalidad sensorial desconocida. Propongo, como ya hizo Servet, que tenemos una sensibilidad a las variaciones de la presión del aire, las cuales experimentamos como estados anímicos, disposiciones, pensamientos... Se trata de una modalidad sensorial como podría ser el tacto, la temperatura, el dolor, las sensaciones viscerales... sólo que escapa a nuestro conocimiento consciente. 
Como he dicho, en el fondo el mío es un simple planteamiento E-R. Con esto puedes ver lo que busco en Heidegger y la fenomenología: lo primario y estructural de la experiencia mental, lo que afecta a los contenidos mentales pero que no se reduce a ellos. ¿Podría tener algo en común con el 'ser' de Heidegger o con alguna instancia relacionada?

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’... Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. A decir verdad, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo' y sus efectos sobre el alma humana, como instrumento de las acciones de Dios.


En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma dob…

Mente, cuerpo y entorno.

La memoria no es una copia del pasado. El pasado no está en la memoria; está tan poco en la memoria como lo está el futuro. La mente es actividad presente. Los contenidos que la mente produce, sobre lo que ya ha sucedido (el pasado) o sobre lo que puede suceder (el futuro), son el resultado o fenómeno de su actividad, no son la actividad de la mente en sí. 
No se niega la existencia de la memoria. Con algunas de nuestras experiencias quedan marcas de memoria o recuerdos, es verdad, pero que en estas marcas queramos ver la realidad o una reproducción de ella se debe al sesgo de nuestra visión antropocéntrica y psicologizante, mediante la cual sustituimos el mundo por los contenidos mentales. Nuestra mente no trabaja como un ordenador, señala R. Epstein. Nuestro cerebro, en realidad, no es un almacén de información. Nuestro cerebro, estrictamente, no procesa información, ni recupera conocimientos ni guarda recuerdos. Los construye, en todo caso. El ordenador es una burda metáfora. El cere…

Mente, tiempo y repetición.

El tiempo subjetivo no es lineal, los momentos psicológicos tienen duraciones inconstantes e imprevisibles. La causa de ello es que nuestros estados internos, que son lo que conforma el devenir de nuestra existencia, son muy inestables. No es sólo el mundo alrededor nuestro lo que cambia, sino que, incluso cuando el entorno permanece objetivamente estable, si nos dedicamos a observarlo, podremos ver que nuestra experiencia subjetiva sigue fluctuando, sin que exista un motivo externo concreto. Y también podremos ver, si somos lo suficientemente perspicaces, que para afrontar esta paradoja lo que hacemos cada uno de nosotros es buscar (y encontrar) los motivos de nuestros cambios personales en unos contenidos mentales imaginados por nuestra psicología individual. Causas aparentes, que no reales, inventadas según la situación y condición de cada uno. Ilusiones personales cotidianas. En realidad, nuestra motivación, nuestras expectativas, nuestro esfuerzo, nuestro rendimiento... son variabl…