Ir al contenido principal

Carta a Cerverí. La influencia del aire.

Debería haber precisado más el título de lo que te envié. En lugar de decir 'Un alma física pero no orgánica' debería decir 'Un alma física pero no exclusivamente orgánica'. ¡Claro que somos orgánicos! Lo que yo digo es que ciertos estados de conciencia no dependen tanto de nuestro cuerpo en sí como de ciertas fluctuaciones de la presión atmosférica (esto es: el aire, el 'pneuma') a las cuales éste es sensible. Mi planteamiento en el fondo es conductista, estímulo-respuesta. El estímulo es la fluctuación de la presión del aire. La respuesta es el estado de conciencia: el tipo de actividad mental, la intensidad de esta actividad mental, la disposición motivacional y emocional... (podría guardar relación con el pensamiento planificador / meditativo del que habla Heidegger). 
Propongo que nuestro estado mental no depende tanto de los contenidos mentales como de un mecanismo ciertamente orgánico (respiratorio, circulatorio y neuronal) de tipo reflejo que sería sensible a las fluctuaciones de la presión del aire. Este mecanismo sería una estructura biológica que varía en función de las evoluciones de la presión atmosférica. Sería un órgano sensorial, ni más ni menos.
¿Me habré pasado? Puede ser, pero esto es lo que creo. Esta es el alma de los materialistas griegos. E incluso, si nos aliamos con Miguel Servet, la de los textos bíblicos. Es el alma de la que también hablaban, de un modo u otro, Nietzsche, Hölderlin, Arabi, los hipocráticos, los pitagóricos, los órficos... El alma no es sólo lo que nos da la vida al nacer, o lo que hace funcionar y mover nuestros órganos biológicos. Estarás de acuerdo conmigo en que el concepto de alma ha tenido siempre un significado sobre todo mental y que muy a menudo los términos de alma y mente los podemos utilizar de manera intercambiable. Y el concepto de alma incluye también el estado de ánimo. Los afectos, los estados de ánimo y el pensamiento son prácticamente una misma cosa, si seguimos a Heidegger (y el sentido común).
De modo que el pneuma, el viento, el soplo... las fluctuaciones de la presión del aire, en su devenir temporal dan forma, por un mecanismo psicofisiológico, a nuestros variables estados mentales, estados de ánimo, disposiciones... El alma no es algo que se origine y exista encerrada dentro del organismo sino que proviene de afuera. No emerge de forma autógena de nuestros tejidos orgánicos, como parece presuponer la ciencia. Yo no creo en la existencia de un cerebro autónomo y mágico.
Los contenidos de nuestros pensamientos, evidentemente, son diferentes de una persona a otra o de un momento a otro, porque estamos expuestos a estímulos diferentes y tenemos experiencias diferentes. Pero el pensamiento no se mueve sólo por asociación de ideas o por la percepción de los cinco sentidos clásicos. No podemos explicar todo el discurrir de nuestras ideas por una asociación entre ellas, según sus semejanzas y diferencias. Ni tampoco lo podemos explicar por lo que captamos a través de la percepción en sus modalidades sensoriales clásicas: vista, oído, gusto... La vida, creo, sería muy previsible y aburrida, y la psicología sería una ciencia exacta en este supuesto. Hay más variabilidad que ésta. Está el elemento anímico del que hablan los griegos antiguos, que actuaría por las estructuras del organismo y que es universal y común a todos los individuos, que se oculta detrás de las variaciones del aire. Este elemento se convierte, de alguna manera, en nuestra conciencia o estado mental junto con los contenidos concretos de nuestra experiencia, los cuales estimula y organiza interfiriendo en las leyes asociacionistas del pensamiento y de la percepción.
Esta 'alma' o 'influencia del aire' constituiría una modalidad sensorial desconocida. Propongo, como ya hizo Servet, que tenemos una sensibilidad a las variaciones de la presión del aire, las cuales experimentamos como estados anímicos, disposiciones, pensamientos... Se trata de una modalidad sensorial 'interoceptiva', como el dolor, las sensaciones viscerales... que escapan con frecuencia a nuestro conocimiento consciente pero que interfieren en él. 
Como he dicho, en el fondo el mío es un simple planteamiento E-R. Con esto puedes ver lo que busco en Heidegger y la fenomenología: lo primario y estructural de la experiencia mental, lo que afecta a los contenidos mentales pero que no se reduce a ellos. ¿Podría tener algo en común con el 'ser' de Heidegger o con alguna entidad relacionada?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios.

En hebreo, ‘ruaj’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como la tiene también…

Los filósofos físicos: Diógenes de Apolonia.

El último cronológicamente de los filósofos físicos, Diógenes de Apolonia, hacia el 430 a. C., tiraba por el mismo camino que sus antecesores y sostenía de una manera explícita que el aire es el principio de todas las cosas y del alma humana.  Se conservan únicamente fragmentos de su obra 'Sobre la naturaleza', que fueron recogidos por Simplicio. Pero, si hacemos caso de las citas a las que alude su recopilador, parece que habría escrito algunos libros más: uno 'Contra los sofistas', uno 'Sobre meteorología', y uno sobre medicina que se habría titulado 'Sobre la naturaleza del hombre', al que Galeno haría referencia cuando manifestaba que Diógenes había compilado las enfermedades y sus causas y remedios en un tratado; lo mismo que Aristóteles, quien afirmaba que Diógenes había escrito una "precisa anatomía de las venas". Todo indica que Diógenes de Apolonia era médico de profesión y que habría publicado, en efecto, ese tratado de medicina, en e…

Los filósofos físicos: Heráclito.

La sensibilidad del alma humana a las evoluciones del aire aparece expresada en los mitos antiguos y en especial en los cultos órficos, pero fue Anaxímenes quien la planteó como el argumento central de la que puede ser considerada la primera teoría 'científica' de la antigüedad sobre el psiquismo humano. Una versión similar es la de Heráclito, quien mantenía, en los alrededores del año 500 a. C., que el alma estaba formada de 'éter ígneo', un aire caliente y en continuo movimiento que llenaba toda la creación procedente de las regiones superiores del cielo. El cielo y el alma humana eran, para este filósofo, una única materia. El alma del hombre y el universo, hechos de la misma materia primordial, habrían de comportarse de acuerdo a unos mismos principios.
Para Heráclito en la naturaleza hay oposición y enfrentamiento continuos entre elementos contrarios, un ir y venir constante de toda la materia, una eterna cascada de acciones y reacciones que se originan, en primer t…

La versión de Pitágoras

El sistema de creencias pitagórico tiene muchos elementos en común con el órfico. A semejanza de éste, mantiene que el alma humana no es algo que se origine individualmente en el interior de las personas sino que proviene de algo común y compartido de fuera. Pero los pitagóricos no hacen referencia a los dioses y a la mitología de un modo tan extenso como los órficos, sino que conciben el alma como la emanación natural de un 'alma universal' que tiene su origen en el 'fuego central del universo', principio de toda la materia.
El alma universal, entienden los pitagóricos, tiene la capacidad de vivificar el cuerpo humano y el de los animales; es lo que les da la vida y los 'anima'. Pero tiene también la capacidad de existir en las 'regiones etéreas' sin estar unida a ningún cuerpo. Los pitagóricos, como los órficos, sostienen la universalidad y la inmortalidad del alma. Todo en la naturaleza está 'animado', tiene alma o está tocado o bañado por el …

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que, aunque no la percibamos, no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros; entre ellos hay un continuo, señala. El espacio invisible existente entre los cuerpos visibles es un continuo que, más que separarlos, media entre ellos y los comunica. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama) es una materia sutil imperceptible a nuestros sentidos que ocupa ese continuo, que abarca y toca toda la materia, y que ejerce con gran eficacia una acción sobre el alma humana, pues tiene un gran parecido con ella, afirma Bruno

"El vacío, es decir un espacio sin cuerpo, no existe: un cuerpo no abandona un espacio sin ser reemplazado por otro. Ciertamente el alma abandona el cuerpo que ocupaba en vida, pero no puede abandonar el cuerpo universal -a menos que prefiramos decir que ella no puede ser abandonada por el cuerpo universal-. Está…