Ir al contenido principal

Entradas

Mente, cuerpo y entorno.

La memoria no es una copia del pasado. El pasado no está en la memoria; está tan poco en la memoria como lo está el futuro. La mente es actividad presente. Los contenidos que la mente produce, sobre lo que ya ha sucedido (el pasado) o sobre lo que puede suceder (el futuro), son el resultado o fenómeno de su actividad, no son la actividad de la mente en sí. 
No se niega la existencia de la memoria. Con algunas de nuestras experiencias quedan marcas de memoria o recuerdos, es verdad, pero que en estas marcas queramos ver la realidad o una reproducción de ella se debe al sesgo de nuestra visión antropocéntrica y psicologizante, mediante la cual sustituimos el mundo por los contenidos mentales. Nuestra mente no trabaja como un ordenador, señala R. Epstein. Nuestro cerebro, en realidad, no es un almacén de información. Nuestro cerebro, estrictamente, no procesa información, ni recupera conocimientos ni guarda recuerdos. Los construye, en todo caso. El ordenador es una burda metáfora. El cere…
Entradas recientes

Psicología y vida

Percibimos nuestra existencia como una secuencia de saltos en el tiempo de un estado psicológico a otro. Cada estado es el 'punto mejor iluminado' de todos nuestros pensamientos, sentimientos y deseos posibles a cada momento dado. Y es su adecuación o idoneidad respecto a la situación lo que hace saltar la chispa, que ilumina un 'punto' concreto y no otro. Así, lo que aparece en nuestra conciencia es aquello, de cuanto contiene nuestra mente, que mejor se vincula a la situación a la que estamos expuestos a cada momento.
Pero las situaciones con que nos encontramos con frecuencia resultan imprevisibles. Lo concreto que ha de suceder no hay manera de conocerlo, aunque lo intentamos de continuo con nuestras creencias, suposiciones, prejuicios, etc, que son una manera de estar expectantes, pero que, a toro pasado, vemos que pocas veces consiguen su objetivo de prever el futuro. De modo que, si no podemos prever lo que acaba estrictamente sucediendo ¿tiene sentido plantearno…

Marco Aurelio. El guía interior.

En los años de tu vida, si no quieres vivir en desgracia debes encontrar tu camino, la razón verdadera de tu existencia, y no depender de lo que los demás piensen, digan o hagan. Hay que tener claras las ideas de qué quieres, huir de las distracciones y no actuar por hipocresía o egoísmo creyendo adecuarte a las ‘almas’ de los demás, las cuales en realidad desconoces (probablemente ni siquiera conoces la tuya). Ésta es la dirección en la que debes trabajar, mantiene Marco Aurelio en sus Meditaciones. Es tu alma a la que debes encontrar y a la que debes seguir; debes respetar ante todo la que te pertenece a ti y no depender del alma de los demás. Es necesario que conozcas primero los movimientos de la tuya y a partir de éstos podrás entender después la de los demás. La principal meta de nuestra vida, defiende, es conocer nuestra naturaleza real y su encaje en la naturaleza de las demás personas.
"A todas horas, preocúpate con resolución, de hacer lo que tienes entre manos con puntua…

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia. En cualquier espacio, por vacío que pueda parecer, hay cuerpos minúsculos que se mueven y que se suceden en el tiempo, cuando no las invisibles partículas del aire, que también son materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros, entre ellos hay un continuo de materia, señala; el espacio imperceptible existente entre los cuerpos perceptibles es un continuo que, más que separarlos, media entre éstos, los comunica y los mantiene unidos. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama Bruno) es un cuerpo imperceptible, en principio, a nuestros sentidos pero que por sí mismo es un verdadero continuo físico intermediario entre todos los cuerpos que está dotado de una gran actividad y eficacia sobre el alma, a la que está estrechamente unido, afirma, pues tiene un gran parecido con ella, a la vez que es muy diferente de la su…

¿Una mente cardiorrespiratoria?

Existe una serie de investigaciones de las décadas 1970 y 1980, en el ámbito de la psicología experimental, que estudian el significado psicológico que puedan tener las variaciones de la actividad cardíaca y respiratoria, de las que se puede hacer una lectura muy interesante. Los ritmos respiratorio y cardíaco, al contrario de lo que solemos pensar, en realidad son bastante inestables. Presentan, como se señala en estos estudios, una alta variabilidad interna en unos intervalos de tiempo o frecuencias muy similares a los de las fluctuaciones del pensamiento que subjetivamente notamos en la experiencia fenomenológica. En los intervalos que van de siete segundos hasta alrededor de un minuto y medio, la actividad cardiovascular muestra, de manera consistente, una importante variabilidad que los investigadores consideran 'estocástica' (Sayers, 1973, 1980; Mulder G, 1980; Mulder y Mulder, 1981; Mulder LJM, 1988; Jorna, 1992). Son fluctuaciones globales e imprevisibles del sistema ci…