Ir al contenido principal

Giordano Bruno. La magia.

Sostiene Giordano Bruno en el libro De la Magia que el vacío absoluto no existe, que, aunque no la percibamos, no hay espacio que no esté ocupado por alguna forma de materia.
Los objetos del mundo no están aislados unos de otros; entre ellos hay un continuo, señala. El espacio invisible existente entre los cuerpos visibles es un continuo que, más que separarlos, 
media entre ellos y los comunica. El aire (o 'el espíritu aéreo' como lo llama) es una materia sutil imperceptible a nuestros sentidos que ocupa ese continuo, que abarca y toca toda la materia, y que ejerce con gran eficacia una acción sobre el alma humana, pues tiene un gran parecido con ella, afirma Bruno

"El vacío, es decir un espacio sin cuerpo, no existe: un cuerpo no abandona un espacio sin ser reemplazado por otro. Ciertamente el alma abandona el cuerpo que ocupaba en vida, pero no puede abandonar el cuerpo universal -a menos que prefiramos decir que ella no puede ser abandonada por el cuerpo universal-. Está pues indisolublemente ligada a la materia universal; por eso, como su naturaleza particular es en todas partes entera y continua, reconoce en todas partes la materia corporal que coexiste con ella.
Un cuerpo imperceptible es un cuerpo verdaderamente continuo -sin duda espíritu aéreo o etéreo-; está dotado de una actividad muy grande y de una eficacia muy grande, en tanto que es estrechamente conjunto al alma, a causa de su semejanza; por eso se distancia más de la grosería de la sustancia sensible más tosca de los compuestos. Que los cuerpos imperceptibles y espirituales -aquellos de los que procede toda virtud presente en los cuerpos sensibles- estén dotados de la susodicha eficacia, es lo que muestran el espíritu aéreo que hace afluir y refluir toda la mar, y el indomable empuje de los vientos que, aún con tiempo despejado y sereno, devastan la tierra, destrozan los árboles, abaten los navíos. Como lo apunta tan bien Lucrecio, ese cuerpo espiritual es quien realiza todas las operaciones en los cuerpos sensibles: a su vez la mayoría de los filósofos pensaban que él no difería del alma, de donde la fórmula del poeta para designar el aire, 'quantum ignes animaeque valent', 'todo lo que pueden los fuegos y los vientos' (Virgilio, Eneida, VIII, v 403). En cuanto al fuego, ajeno a la materia grosera de los carbones, que sólo son cuerpos en combustión, se comprende que él sólo difiere del aire por simple accidente. El fuego verdadero es un verdadero espíritu que, en el interior de un cuerpo en combustión, está como contenido, dormido; fuera de ese cuerpo, existe de pleno derecho, pleno de vivacidad; y él está en un estado intermediario en la llama, como puesto en movimiento."
(De la Magia, p. 29-30)


El aire empuja y mueve los líquidos y los sólidos, alimenta el fuego (la llama del cual muestra su elevado dinamismo) y actúa sobre todos los cuerpos y seres del mundo. El aire es el espíritu del universo y constituye, de alguna manera, la materia invisible del alma. Una muy antigua tradición en filosofía, que recoge Bruno, afirma que el alma es sensible a los movimientos del aire, e incluso la considera a ella misma un aire muy sutil y penetrante.

"Del agua al vapor, del vapor al aire, del aire al cuerpo etéreo más fino y más penetrante, se produce la mutación de una misma sustancia y materia a la que los egipcios, Moisés y Diógenes de Apolonia llaman ‘espíritu’. Existe divergencia en el hecho de que Moisés no distingue el alma del espíritu (si uno se atiene a su letra, sin prejuzgar el sentido) mientras que los otros los han diferenciado." (p. 31)

Para Bruno el universo entero tiene alma. El aire viene a ser un espíritu o materia etérea que todo toca y que todo une, una materia inapreciable a los sentidos clásicos pero que afecta el comportamiento de los seres vivos por alguna sensibilidad indefinida de éstos, cada uno de acuerdo a su naturaleza particular. Este 'espíritu' es 'la inteligencia primera' de la naturaleza, Dios mismo según Bruno.
El alma humana se 'alimenta' del alma del universo, en tanto que el cuerpo humano se alimenta del aire. El aire nos da la vida a cada momento, a cada soplo de nuestra respiración. Y nuestra inteligencia, que es lo nos hace capaces de relacionar las cosas, es un reflejo de esta inteligencia universal que lo relaciona todo. En el aire están la inteligencia, el pensamiento, las pasiones, los instintos... las manifestaciones de nuestro psiquismo. Es en este sentido que Bruno habla de Dios y de espíritus en general, y de 'demonios' en particular cuando los espíritus producen unas manifestaciones de carácter negativo en nuestra mente.
Para Bruno los fenómenos del alma humana tienen una existencia física exterior; equipara los 'demonios' a las divinidades paterales o domésticas romanas. En las mitologías antiguas algunos espíritus tenían un nombre concreto y se les reconocía un determinado poder en ciertos lugares, y otros más nobles tenían una relación con la música, los himnos y los instrumentos musicales. Todas estas divinidades estaban por debajo de Dios y eran extrañas, en principio, al pensamiento de las religiones monoteístas. Sin embargo, incluso estas religiones han mantenido la existencia de espíritus inferiores, de ángeles y demonios. Eckhart mismo, en la tradición cristiana, da un tratamiento de estos ‘espíritus menores’ muy similar al planteamiento de Bruno: hay físicamente espíritus en el aire (Eckhart habla de ángeles) organizados según los tipos de instintos, pasiones y pensamientos que suscitan en nosotros. 

Manifiesta Bruno en el caso de los demonios:

"La prueba de que los demonios son de naturaleza corpórea, tan diversos y variados como diversos y variados son todos los tipos de cuerpos, es que experimentan afectos, deseos, movimientos de ira, celos, idénticos a los que sienten los hombres y los seres compuestos de materia más espesa y sensible." (p. 45)
"Es preciso afirmar con seguridad y conservar en el pensamiento que todas las cosas están llenas de espíritu, de alma, de potencia superior, de Dios o divinidad, y que el intelecto y el alma están en todas partes íntegras aunque no hagan todo en todo lugar. Es a lo que alude el poeta (se refiere a Virgilio) inspirándose para ello en la doctrina pitagórica.
Este también es el sentido que todo el mundo atribuye a los arcanos sagrados, como en el salmo y el Libro de la Sabiduría: 'El espíritu del Señor ha llenado el mundo, y lo que contienen todas las cosas', y por otra parte 'Yo lleno el cielo y la tierra'.
La sustancia corpórea se distingue de una tal sustancia de pensamiento, de alma, de espíritu sublime en esto: la totalidad corpórea está toda entera en el universo entero, mientras que la otra sustancia está toda entera en cualquier parte, constituyendo una especie de todo y restituyendo la imagen de todo, aquí más vivamente, allí más oscuramente, aquí sobre el modo singular, allí múltiple... Si todos los soplos ['spiritus'] y las partes del aire confluyeran de este modo en un único océano, formarían una única alma, por numerosos o innumerables que fueran. Los filósofos concluyen de esto que hay una única materia, un único espíritu, una única luz, una única alma, un único intelecto.”
(p. 46-47)


Bruno, Giordano. De la Magia. De los Vínculos en General. Cactus, Buenos Aires, 2007.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘pneuma’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘pneuma’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios.

En hebreo, ‘ruaj’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como la tiene también…

La versión de Pitágoras

El sistema de creencias pitagórico tiene muchos elementos en común con el órfico. A semejanza de éste, mantiene que el alma humana no es algo que se origine individualmente en el interior de las personas sino que proviene de algo común y compartido de fuera. Pero los pitagóricos no hacen referencia a los dioses y a la mitología de un modo tan extenso como los órficos, sino que conciben el alma como la emanación natural de un 'alma universal' que tiene su origen en el 'fuego central del universo', principio de toda la materia.
El alma universal, entienden los pitagóricos, tiene la capacidad de vivificar el cuerpo humano y el de los animales; es lo que les da la vida y los 'anima'. Pero tiene también la capacidad de existir en las 'regiones etéreas' sin estar unida a ningún cuerpo. Los pitagóricos, como los órficos, sostienen la universalidad y la inmortalidad del alma. Todo en la naturaleza está 'animado', tiene alma o está tocado o bañado por el …

Los filósofos físicos: Diógenes de Apolonia.

El último cronológicamente de los filósofos físicos, Diógenes de Apolonia, hacia el 430 a. C., tiraba por el mismo camino que sus antecesores y sostenía de una manera explícita que el aire es el principio de todas las cosas y del alma humana.  Se conservan únicamente fragmentos de su obra 'Sobre la naturaleza', que fueron recogidos por Simplicio. Pero, si hacemos caso de las citas a las que alude su recopilador, parece que habría escrito algunos libros más: uno 'Contra los sofistas', uno 'Sobre meteorología', y uno sobre medicina que se habría titulado 'Sobre la naturaleza del hombre', al que Galeno haría referencia cuando manifestaba que Diógenes había compilado las enfermedades y sus causas y remedios en un tratado; lo mismo que Aristóteles, quien afirmaba que Diógenes había escrito una "precisa anatomía de las venas". Todo indica que Diógenes de Apolonia era médico de profesión y que habría publicado, en efecto, ese tratado de medicina, en e…

La raíz de la conciencia

El discurrir de aquello interno que sentimos de nuestro cuerpo, a diferencia de los acontecimientos del exterior, nos resulta prácticamente inenarrable, pues la actividad de nuestro organismo, aunque nos ofrece un flujo continuo de sensaciones, no es información procesable en su mayor parte, no es susceptible de ser tratada como una representación o un dato. Sucede que la fisiología de uno es inefable para uno mismo; aunque se la siente, no entra en los circuitos de memoria, es sensibilidad que simplemente va pasando, incapaz de reproducirse o representarse a sí misma. Lo que representa y lo representado son necesariamente cosas distintas; nada se reproduce o representa a sí, solo se 'presenta', existe en sí. De modo que no es nuestra mente sino el mundo exterior quién aporta los objetos susceptibles de ser representados, conocidos, recordados; por esto pensamos y razonamos el mundo, no a nosotros mismos, a nosotros simplemente nos sentimos.