Ir al contenido principal

Ibn Arabi, el engarzador de sabidurías (I).

Ibn Arabi, al inicio de Los engarces de las sabidurías, explica que en un sueño que tuvo en la ciudad de Damasco se le apareció el enviado de Alá, quien le encargó que transmitiera a los hombres los contenidos que recoge este libro.
Así lo hizo, dice, “con un gran cuidado de no añadir ni quitar nada a las palabras del Altísimo, a quien le pidió la gracia de sacar una inspiración trascendente y un soplo espiritual del interior de su alma para preservar todo lo que escribieran sus dedos, lo que expresara su lengua y guardara su corazón”, de modo que él fuera, como buen sufí, verdaderamente “un simple intérprete, y no alguien que decide”.
La meta del libro es muy elevada; es nada menos que la de articular y engarzar los discursos de los grandes maestros, que tienen formas aparentemente diferentes pero que convergerían a unos mismos fundamentos, el encaje de los cuales le había sido revelado a él por la divinidad.

Alá es tan grande (explica en el primer capítulo, dedicado al verbo de Adán) que no se le puede percibir en su totalidad. Es inaprensible en sí mismo. Necesitamos algún tipo de 'receptáculo' que contenga o refleje algún elemento discreto de su acción para que nuestro entendimiento pueda concebir a Dios. Necesitamos reducir el todo a alguna de sus partes para poder percibirlo, algo en lo que se manifieste. ...Y somos nosotros mismos esta parte o receptáculo, según el sufí.
A Dios no hay que confundirlo con la naturaleza, señala, porque la naturaleza, por sí sola, aunque es inmensa y creada por Él, no dispone de espíritu. Debe de haber, añadidos a la naturaleza, 'receptáculos de la insuflación o soplo del espíritu', algo que contenga espíritu o que reciba el espíritu, para poder hablar de divinidad. 
Somos nosotros, con nuestra alma y nuestros procesos mentales, el receptáculo de Dios. Nuestras ideas o pensamientos, que conforman nuestra mente, son los receptáculos de los ángeles o espíritus de Alá. Cada idea es una 'forma', en los términos que habla Arabi, y a la energía que genera y da vida a cada forma la llama 'ángel' o 'espíritu'. Así se puede afirmar que las formas o ideas son los contenidos que toman los espíritus o energías cuando actúan en nuestra mente. Pensar es darles una forma concreta.

Hay una manifestación de Dios en toda la creación. Él es el exterior de todo lo que es comprendido y, a la vez, es el interior que comprende (aunque se escapa a la comprensión de sí mismo) señala en el capítulo 3, dedicado al verbo de Noé. 

Hombre y Dios están ligados de manera muy íntima. El conocimiento de Dios está unido al conocimiento de uno mismo. “El que se conoce a sí mismo conoce a su Señor”, que decía el profeta, recoge Arabi. O como dice el Corán, y que también recoge: “Les haremos ver nuestros signos en los horizontes (el exterior) y en sus propias almas (el interior) hasta que sea evidente para ellos que Él es Dios.”
Y señala: “Tú eres la forma de Dios y Dios es tu espíritu. La definición del hombre comprende lo que es exterior y lo interior: si el espíritu cesa de gobernar la forma, lo que queda de esta no es un hombre, aunque se diga de ella que es la forma de un hombre, sólo se la designa con el nombre de hombre de manera metafórica, no según la verdadera realidad.”

Alá es nuestra inteligencia y entendimiento; no se le puede concebir como algo separado de nuestra propia inteligencia, no hay receptáculo en el que Alá se exprese mejor que en nosotros: 
“porque aquel que imagina que Le ve (como algo separado del hombre) no tiene el conocimiento. El gnóstico es aquel que sabe que es a sí mismo a quien ve; esto es lo que diferencia a los hombres en ignorantes y sabios”
“Dios no abre la visión de todos los seres que forman parte del mundo para hacerles ver la realidad tal cual es; simplemente algunos poseen la ciencia, mientras que otros son ignorantes. Dios no ha querido, no nos ha guiado a todos”, escribe en el capítulo 5, referido a Abraham. 
La comprensión de Dios es un conocimiento muy difícil de alcanzar, porque “la ciencia no tiene un efecto sobre su objeto, que eres tú y tus estados pasajeros. Por el contrario, es su objeto (tú y tus estados pasajeros) que tiene un efecto sobre ella y quien le comunica lo que le pertenece. Es el pensamiento (lo) que conduce a la ciencia (no al revés). El discurso divino tiene en cuenta la comprensión de aquellos a los que se dirige, se adapta a su razón y se expresa en ella.”

La ciencia y la divinidad son, ambas, el conocimiento humano y se expresan en la comprensión e inteligencia de cada persona. Nada se puede captar más allá del discurso de la razón de cada cual. Una naturaleza así, que unifica nuestro mundo interior con el mundo exterior, se escapa a nuestro propio entendimiento. “Nuestro intelecto no puede comprender todo esto por la vía de la especulación racional. Una comprensión de este tipo no se produce más que por medio de una intuición divina que permita conocer el origen de las formas del universo, que son los receptáculos de los espíritus que las rigen." Y pocos son los que llegan a experimentar tal intuición.
No obstante, no hay ninguna persona que no tenga una dimensión espiritual, y que no sea objeto de la ciencia divina, dice el Corán. Todo el mundo tiene una realidad propia, su propia razón movida por Dios. “Por tu existencia personal ya manifiestas una realidad propia. Incluso si se mantiene que tu realidad pertenece a Dios y no a ti, es también a ti a quien pertenece la realidad divina. El ser dotado de realidad actual eres tú. A pesar de que la realidad sea operada por Dios, le devuelve a Él cuando actúa sobre ti. Sólo tú mereces la alabanza, sólo tú mereces la censura. Eres tú quien constituye su alimento y es Él quien constituye tu alimento: tu propia determinación lo determina. Sólo que eres tú quien está sometido a la ley, y es Él quien te ha sometido.”
Dice Arabi en el capítulo noveno, referido al verbo de José, que nuestro mundo es 'el mundo de lo imaginable', esto es, que nuestro mundo es mental. No tenemos acceso, dice, al mundo estrictamente real, de la naturaleza en sí, que es inerte y carente de alma, extraño a nuestro entendimiento y a nuestra vida. Para que exista el mundo para nosotros nuestra mente lo tiene que percibir. De modo que lo divino es nuestra mente, no el mundo 'objetivo'. Ella es el receptáculo que recibe la 'manifestación divina permanente'. Es nuestra inteligencia la que ordena la naturaleza y la que manifiesta, en esta acción de ordenar, la divinidad. Es ella la que crea el 'logos'.

Nuestra mente tiene ángeles, o recibe ángeles (o espíritus) escribe Arabi. Los 'ángeles' son las partes constituyentes y facultades del Universo, a la vez que son las facultades espirituales y mentales del hombre, ordenadas según una cierta jerarquía que va desde la percepción de la verdad más cercana a Dios (el intelecto puro) hasta la realidad sensorial más simple. Nuestro intelecto en sí es divino en cuanto nos es transmitido por los soplos de Dios, p
ero Dios también actúa sobre nuestros sentidos y se contamina con ellos.
No obstante, vivimos en un mundo básicamente mental. Recoge Arabi lo que el enviado de Dios dijo a Aisha: “En verdad, los hombres duermen, y cuando mueren, despiertan”. Vivimos en la imaginación y el sueño... Vivimos en el mundo de lo imaginable. Esto es, imaginamos posibilidades sobre como puede ser el mundo, las cuales creemos que son reales, ¡pero no son la realidad, cuidado! Son solo pensamientos. El mundo de lo físico no es nuestro mundo, es un mundo aparte del que solo tomamos impresiones.
De modo que nuestras vivencias y experiencias, al ser puras elaboraciones mentales, requieren una interpretación inteligente por nuestra parte para no perdernos en las fantasías de nuestra vida personal, que pueden estar muy alejadas del discurso de la inteligencia. Hay que aceptar, ante todo, según Arabi, que “no se conoce del mundo más que lo que se conoce de las sombras, y se ignora de Dios lo que se ignora de la Personalidad divina que produce esta sombra en el origen de todas las demás. En tanto que el mundo es una sombra que pertenece a Dios, es conocido; pero en tanto que se ignora lo que la sombra contiene de la 'forma' (idea) verdadera de la persona que la produce, se ignora a Dios. Es por eso que decimos que conocemos a Dios bajo un aspecto y la ignoramos bajo otro.”
“El mundo es ilusorio porque está desprovisto en sí mismo de una realidad verdadera. Vivimos en un mundo de imaginación, porque nos imaginamos que el mundo es una realidad sobreañadida, autónoma y exterior a Dios (a nuestro intelecto), cuando no es así. No vemos que la sombra, en el dominio sensible, se mantiene unida a la persona que la produce, y es imposible separarla de ella, porque es imposible separar algo de sí mismo”.
Y resuelve: “Aprende a reconocer tu ser, quién eres tú. Lo que es tu verdadero Yo, cuál es tu afinidad con Dios, por qué eres Dios y por qué eres mundo.”


Ibn Arabi: Los engarces de las sabidurías. Traducción, edición y notas de Andrés Guijarro. Edaf. Madrid. 2009.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘ pneuma ’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘ pneuma ’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘ pneuma ’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios. En hebreo, ‘ ruaj ’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como l

Marco Aurelio. El guía interior.

En los años de tu vida, si quieres vivir con verdadera libertad, debes encontrar tu propio camino, la razón de tu existencia, y no depender de lo que los demás piensen, digan o hagan. Has de tener claras las ideas de qué quieres, huir de las distracciones y no actuar por hipocresía o egoísmo creyendo adecuarte a las almas de los demás, las cuales desconoces si no conoces la tuya. Ésta es la dirección en la que debes trabajar, advierte Marco Aurelio en sus Meditaciones , si quieres vivir y no simplemente sobrevivir. Es tu alma la que debes encontrar y a la que debes seguir; debes respetar ante todo lo que te pertenece a ti y no depender de lo que no es propio tuyo sino de los demás. Es necesario que conozcas primero los movimientos de tu alma, y a partir de éstos podrás entender la de tus semejantes. La principal meta de nuestra vida es conocer nuestra naturaleza real. "¡Te afrentas, te afrentas, alma mía! Y ya no tendrás ocasión de honrarte. ¡Breve es la vida para cada uno

La conciencia, la inteligencia y lo social.

H. Bergson Nuestra conciencia es lo que hace que tomemos unas decisiones y no otras, lo que fija los objetivos de los sucesivos momentos de nuestra existencia y lo que determina, por tanto, nuestra dicha o nuestra desgracia. El signo fundamental de que conseguimos alcanzar nuestras metas, cuando la conciencia nos guía con éxito, es la alegría. Cuando no somos capaces de alcanzar un cierto éxito y control aparecen, contrariamente, la frustración y la tristeza.  Escribía H. Bergson:  “La alegría anuncia siempre que la vida ha triunfado, que ha ganado terreno, que ha conseguido una victoria: toda gran alegría tiene un acento triunfal. En todas partes donde hay alegría, hay creación: cuanto más rica es la creación, más profunda es la alegría. La madre que observa a su hijo es alegre, ya que tiene conciencia de haberlo creado, física y moralmente. El comerciante que lleva adelante sus negocios, el dueño de fábrica que ve prosperar su industria, ¿es alegre en razón del dinero que

Himnos órficos

En los llamados himnos órficos, que recoge Porfirio en una etapa tardía del orfismo, se señala, no ya a los sonidos o las vibraciones del aire, sino a los movimientos de éste en forma de auras o vientos, como fenómenos producidos por los dioses que tienen un efecto determinante en el ánimo de los humanos. En el himno 81, dirigido al Céfiro, el dios de la brisa del oeste, se implora: Hálitos del Céfiro que todo lo engendráis y vais por el aire, de dulce soplo, susurrantes, que poseéis la calma de la muerte. Primaverales, que os movéis por la pradera, deseados por los fondeaderos, porque cómodo puerto y ligera brisa aportáis a las naves. Venid, por favor, propicios, soplando sin reparo, por el aire, invisibles, muy ligeros y en aéreas apariencias. [1] Los hálitos del Céfiro son una brisa que sopla de manera dulce y tranquila, sin embargo, tienen un profundo poder: son principio y fin de lo que existe, “todo lo engendran”, y a la vez “poseen la calma de la muerte”. Pueden ser protectores,

Orfeo: el éter y el alma

La mayoría de los estudiosos del pensamiento helénico coinciden en señalar el importantísimo influjo que tuvo Orfeo en el pensamiento de la era griega clásica. Es manifiesto que la literatura, la filosofía y sobre todo la religión griegas están compenetradas de un espíritu distintivo asociado de alguna manera con Orfeo. Orfeo es mucho más que un mago o un encantador de serpientes. Es mitad hombre mitad dios. Es un humano que conoce y posee el poder 'sobrenatural' de someter la voluntad de todas las criaturas por medio de la 'música'. Los griegos de la época, como afirma Guthrie, entendían de manera muy diferente a la nuestra la naturaleza de la música y su relación con el universo en general y con la mente humana en particular. Para ellos la mente (la voluntad, las pasiones, el pensamiento) mantenía una conexión íntima y divina con la música. La música tenía, no sólo para los órficos sino también para los que se pueden considerar sus continuadores, los pit