Ir al contenido principal

Wordsworth

He sentido
una presencia que me turba con la dicha
de elevados pensamientos; una percepción sublime
de algo profundamente entrelazado,
cuya morada es la luz de soles en ocaso,
y el ancho océano y el aire viviente,
y el cielo azul y la mente del hombre;
un movimiento y un espíritu que impulsa
todo lo que se piensa, los objetivos de todo pensamiento,
y todo lo envuelve.
William Wordsworth, 1770-1850

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pneuma...

El término griego ‘ pneuma ’ significa espíritu, a la vez que aire, el simple y literal aire de la naturaleza. De ‘ pneuma ’ proviene una palabra tan alejada, en principio, de cualquier forma de espiritualidad como es ‘neumático’. Aire y espíritu son conceptos muy diferentes para nosotros, radicalmente diferentes debemos decir, en nuestras lenguas modernas, pero eran intercambiables en el griego antiguo. No obstante, todavía queda algún vestigio de ello en la actualidad: De la palabra griega ‘ pneuma ’ proviene ‘pneumatología’, una disciplina (marginal) que estudia los fenómenos del ‘pneuma’, esto es, la influencia de los ‘espíritus’ o ‘seres aéreos’, intangibles e invisibles, en las personas. En el contexto cristiano se reconoce la pneumatología como la parte de la teología que estudia los seres y fenómenos espirituales, en especial el 'espíritu santo', como instrumento de las acciones de Dios. En hebreo, ‘ ruaj ’ tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. Como l

Mente limitada

¿Recuerdas que te comenté el lance de un raterillo que intentaba desesperadamente cruzar la carretera? Me dio que pensar… Era por la mañana temprano. Yo iba con el coche hacia el trabajo. Había mucho tránsito de vehículos a esas horas. El perro estaba afuera de un portillo al lado de la carretera, la cual intentaba cruzar con gran dificultad. Se veía al animal muy inquieto y nervioso. Sus movimientos no parecían seguir un plan mínimamente apropiado para cruzar. Tan pronto corría hacia un lado como hacia el otro del arcén. Miraba a derecha e izquierda de manera desordenada. Le vi hacer algunos intentos de atravesar justo cuando pasaba algún camión o algún coche, los cuales abortó, por fortuna, en el último instante. Con esas tentativas fallidas aumentaba cada vez más su ansiedad y desesperación. Los momentos que hubiera podido cruzar -con menos tránsito- no lo hacía. La situación lo desbordaba completamente, no tenía ningún tipo de control. Miraba pero no sabía qué mirar, no tenía crite

La versión de Pitágoras

Detalle de “La Escuela de Atenas” (1510)  de Rafael, en el que aparece Pitágoras. El sistema de creencias pitagórico tiene muchos elementos en común con el órfico. A semejanza de éste, mantiene que el alma humana no es algo que se origine individualmente en el interior de las personas sino que proviene de algo común y compartido de fuera.  Pero l os pitagóricos no hacen referencia a los dioses y a la mitología de un modo tan extenso como los órficos, sino que conciben el alma como la emanación natural de un 'alma universal' que tiene su origen en el 'fuego central del universo', principio de toda la materia. El alma universal, entienden los pitagóricos, tiene la capacidad de vivificar el cuerpo humano y el de los animales; es lo que les da la vida y los 'anima'. Pero tiene también la capacidad de existir en las 'regiones etéreas' sin estar unida a ningún cuerpo. Los pitagóricos, como los órficos, sostienen la universalidad y la inmortalida

Marco Aurelio. El guía interior.

En los años de tu vida, si quieres vivir con verdadera libertad, debes encontrar tu propio camino, la razón de tu existencia, y no depender de lo que los demás piensen, digan o hagan. Has de tener claras las ideas de qué quieres, huir de las distracciones y no actuar por hipocresía o egoísmo creyendo adecuarte a las almas de los demás, las cuales desconoces si no conoces la tuya. Ésta es la dirección en la que debes trabajar, advierte Marco Aurelio en sus Meditaciones , si quieres vivir y no simplemente sobrevivir. Es tu alma la que debes encontrar y a la que debes seguir; debes respetar ante todo lo que te pertenece a ti y no depender de lo que no es propio tuyo sino de los demás. Es necesario que conozcas primero los movimientos de tu alma, y a partir de éstos podrás entender la de tus semejantes. La principal meta de nuestra vida es conocer nuestra naturaleza real. "¡Te afrentas, te afrentas, alma mía! Y ya no tendrás ocasión de honrarte. ¡Breve es la vida para cada uno